Después de este corrupto, ¿qué?

Después de este corrupto, ¿qué?

Audios, videos, delaciones, confesiones sinceras, indicios, evidencias y medios probatorios, cada vez más a raudales, salen a la luz, dando a conocer la catadura moral del inefable inepto profesor Castillo. No obstante, el Congreso, la Fiscalía de la Nación, la Procuraduría General de la Nación y demás instituciones tutelares del Estado de Derecho, no hacen más que, parcos, frunciendo el rostro, mirando de reojo, normalizar los ilícitos, reiterándonos impávidos la monserga: …. ¡que se investigue y se siga el debido proceso!

Considero que la caída de Castillo es cuestión de tiempo, gracias a los audios, videos y fotos que Phillip Butters nos está mostrando cada noche. También hacen su parte algunos pocos periodistas que, contra todo el poder del Gobierno, investigan y denuncian los delitos cometidos y en ejecución. Sin embargo, una vez caiga Castillo ¿quién nos gobernará?… ¿otro delincuente?… Como están las cosas ¡es lo más probable!

Antes de caer, el Gobierno hará todo esfuerzo copando organismos e instituciones que le aseguren impunidad, tal como ocurrió con los anteriores gobernantes y su prole. Quijotes, desgraciadamente esto mismo ocurre en escala subnacional; por eso es que debemos aguzar la mirada e interesarnos en las próximas elecciones regionales y municipales. En este esfuerzo los medios de comunicación deberán reivindicarse, aliándose con los intereses de la sociedad.

Tengamos en cuenta que, en todos los departamentos del Perú, también la fiscalía, el Poder Judicial, la PNP y los famélicos órganos de control siempre han favorecido la impunidad de los gobernantes subnacionales y sus bandas. Entonces, aunque todos los implicados en el denunciado fraude electoral tiene los días contados en libertad, a toda costa, la población, a través de la vigilancia ciudadana, del activismo político y del voto electoral, debemos impedir que el gran poder atomizado en los miles de gobiernos subnacionales, sea tomado por candidatos de Perú Libre y de los abiertamente asociados con éste.

En este punto nos encontramos en una paradoja. Efectivamente, ¿cómo votar por gente buena si todos los partidos políticos tienen como propietarios a delincuentes comprobados y por probarse? ¿Cómo votar por candidatos de movimientos regionales también propiedad de conocidos delincuentes? Pues ni modo, lo que tenemos que hacer es no votar por el candidato lumpen conocido, prefiriendo a candidatos jóvenes, preparados, sin antecedentes delictivos. ¡Nunca más votemos por el que más regala!… ¡Justamente por ese no votes!, ya que ese es el delincuente que te robará, manteniéndote rehén de la pobreza, prisionero del subdesarrollo.

Hermanos peruanos, el delincuente y su banda caerán; pero no será el Congreso el que lo retire del Poder… ¡FINALMENTE, SÓLO LAS CALLES VACARÁN AL POLLINO CASTILLO!

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.