Diethell Columbus Murata

Acerca de Diethell Columbus Murata:



Defender el modelo económico

Algunas amistades que ya se decidieron a postular en los comicios complementarios de enero del próximo año me comentan que una de sus principales banderas de campaña, sino la principal, será la defensa del modelo económico consagrado en la Constitución de 1993.

En esa línea, argumentan que no se puede permitir que la izquierda dinamite el modelo que ha permitido que tengamos ratios de crecimiento muy por encima de los demás países de la región.

Coincido en que debemos defender el modelo económico vigente, pero discrepo de la visión campañera que se pretende utilizar para definir al modelo de desarrollo que ha sido la base para lo que se conoce mundialmente como el “milagro económico peruano”.

En ese contexto, me permito acotar que nuestra Constitución es clara al señalar que nuestro régimen económico se sostiene sobre los pilares de la economía social de mercado, que es distinta a los modelos en los que prima el imperio del mercado sin ningún tipo de restricción o el del centralismo estatal que propugna la izquierda.

Nuestro modelo consagrado en la Constitución, a decir del Tribunal Constitucional, es uno que “…busca asegurar la competencia mediante el estímulo de la capacidad productiva individual, con el objeto no solo de generar la creación de riqueza, sino de contribuir con la promoción del bienestar general que se fundamenta en la justicia y en el desarrollo integral y equilibrado de la Nación.” (STC N° 0011-2013-PI/TC).

Entonces, quienes dicen defender el modelo económico deberían tener en claro que la economía social de mercado no tiene por finalidad generar crecimiento económico per se. En realidad, el nuestro es un modelo que busca generar desarrollo integral a través del crecimiento del PBI a consecuencia de un clima favorable para las inversiones privadas.

En otras palabras, la constitución económica legada por el gobierno del ingeniero Fujimori estructura una visión de desarrollo social en la que el apoyo a la iniciativa o inversión privada es la piedra fundamental para seguir acortando las brechas existentes.

Por ello, si se pretende hacer una defensa política del capítulo económico de nuestra Constitución frente a los desvaríos antisistema del rojerío, flaco favor hacen algunos en estructurar una narrativa en donde solo se resalte la importancia de la iniciativa privada soslayando que para la economía social de mercado lo anterior es el vehículo para seguir generando empleo formal, reducir la pobreza y la pobreza extrema, mejorar el sistema de educación y salud pública, acortar las brechas en servicios básicos como los de agua y desagüe, entre otros.

Basta con que recordemos cómo estábamos antes de 1993 y cómo hemos mejorado y seguiremos haciéndolo gracias al exitoso modelo de desarrollo que tenemos. Dicho sea de paso, este es el modelo que ha permitido que sus críticos de izquierda puedan vivir con las comodidades burguesas a las que no estarían dispuestos a renunciar.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Son 27 los militares implicados en robo de combustible

Son 27 los militares implicados en robo de combustible