Diethell Columbus Murata

Acerca de Diethell Columbus Murata:





Limeñismo bicicletero

Pese a que se habla de una visión descentralista del país (que no es más que puro floro), lo real es que se sigue pensando que Lima es el Perú y el resto que se joda…

Para muestra un botón. Hace unos días el Congreso de la República aprobó por insistencia la “Ley pro Bici”. A primera vista esta es una norma plausible; empero, analizada con detenimiento y sin las anteojeras de los “políticamente correctos”, estamos frente a una ley plagada de inconsistencias propias del voluntarismo incompetente y con la típica visión limeñista de la realidad.

Esta norma cuyo efecto más complejo recae en ámbito municipal, solo recoge la opinión de la Municipalidad Metropolitana de Lima. ¿Y la AMPE o las demás municipalidades del país no existen? ¿Dónde se estipula que la Municipalidad Metropolitana de Lima decide por todas las demás municipalidades del país?

Asimismo y en el colmo de la desfachatez, en el sustento de la ley, se menciona que la capital de la república necesita un presupuesto de 127 millones de soles para concluir la interconexión de la gran ciclovía metropolitana (no se habla de proyectos similares para otras partes del país) y acto seguido vemos que la ley aprobada dedica un artículo especial direccionado a que se faciliten los recursos para que la metrópoli pueda implementar su ciclovía.

Cabe señalar que no estoy en contra de que se fomente la movilidad sostenible; sin embargo, soslayar groseramente la existencia de realidades distintas a la limeña es por lo menos reprochable y evidencia la falta de empatía política con las necesidades prioritarias del país.

Finalmente, la limeñísima “Ley pro Bici” entrará en vigencia y los gobiernos locales cuyas opiniones fueron ignoradas y sus difíciles realidades no se tomaron en cuenta en absoluto, tendrán que ingeniárselas para financiar todas las acciones que implica la implementación de esta ley que es un capricho de una minoría limeña que piensa que Lima es el Perú y en esa misma línea asumen que las necesidades de nuestra capital se reducen a los intereses de aquellos que residen en la “Lima Moderna”. Esa Lima conformada por distritos mesocráticos cuya visión de la realidad difiere de las verdaderas necesidades de la mayoría de peruanos.

P.D. Hubiese sido provechoso que en lugar de invitar a los representantes de la embajada de Holanda para debatir sobre la “Ley pro Bici”, mejor hubiesen convocado a las autoridades municipales de Villa El Salvador, de Huancavelica o del norte del país para escuchar su opinión. Por otra parte, es una broma de mal gusto que la ley hable de beneficios laborales para quienes vayan a trabajar en bicicleta cuando no menos del 73 % de trabajadores peruanos no tiene contrato laboral.

¡Pensá!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”

Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”