Diethell Columbus Murata

Acerca de Diethell Columbus Murata:





Separando la paja del trigo…

No hace mucho, el tópico de discusión en políticas educativas fue si las escolares de colegios públicos debían usar falda. Para cierto sector, la obligación de usarla “fomenta las desigualdades de género” en el sistema educativo y vulnera los derechos de niñas y adolescentes al juego, a la libertad e igualdad de condiciones frente a los varones.

 

Este tema de “trascendencia nacional” generó noticia en diversos medios de comunicación y compulsó a nuestra clase política a pronunciarse sobre tan “complejo” asunto; al punto que el MINEDU tuvo que pronunciarse para zanjar el tema; precisando que el uso de la falda escolar no es obligatorio en los colegios públicos.

¡Bravo! Este pronunciamiento era necesario para asegurar una educación pública de calidad, pues era obvio que el uso de la falda era el origen de todos nuestros males.

Aclarado lo anterior, debo acotar que lo que sí es obligatorio es que nuestras autoridades tengas sentido de la realidad y de priorización para solucionar los verdaderos problemas que afectan el desempeño educativo de nuestros escolares.

Por ejemplo, en lugar de estar acogiendo los caprichos ideológicos de un sector, sería mejor que se enfoquen en la reconstrucción de los más de 27,000 colegios públicos que se están cayendo a pedazos y que ponen en riesgo la vida de nuestros estudiantes. Asimismo, preocuparse por los cientos de miles de escolares que tienen que asistir a esos 12,400 colegios públicos que no tienen agua y desagüe.

Y si les indignó ese falaz factor de “desigualdad” que supuestamente ocasiona el uso de la falda escolar, entonces deberían escandalizarse por los más de 12,000 colegios públicos que no tienen cerco perimétrico y cuya inexistencia expone a condiciones de inseguridad inimaginables a todos los que asisten a tales centros educativos (usen falda o no).

Dicho sea de paso, en lo que va del año el MINEDU solo ha ejecutado el 8.3% de su presupuesto en el rubro para inversiones (reparación de colegios públicos y similares); lo que es un pésimo indicador si tenemos en cuenta a los cientos de miles de escolares que se ven afectados por la deplorable condición de la infraestructura educativa estatal. Recordemos que la última encuesta de IPSOS señala que el 60% espera mejoras reales en el sistema de educación nacional.

P.D. Una autoridad que no sabe priorizar las necesidades de millones de escolares y prefiere enfocarse en temas ideológicos, no es una buena autoridad. Asimismo, una autoridad que prefiere hacer trending topic en redes sociales en lugar de velar por el bienestar de quienes debe proteger, definitivamente no puede pretender sustituir el rol preponderante de los padres de familia en la educación y formación de sus hijos.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”

Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”