Diethell Columbus Murata

Acerca de Diethell Columbus Murata:





Totalitarismo ideológico

Hace unos días, tres ciudadanas españolas que además son veganas, izquierdistas, feministas, animalistas, “ideólogas de género” y anti especistas, causaron revuelo en el reino de España y en varias partes del mundo por su férrea defensa de los “derechos fundamentales” de las gallin(e)s. Pueden googlear o buscar en YouTube las entrevistas o videos sobre este caso.

Todo el alboroto empezó cuando se hizo público un video en el que una de las activistas señaló que sus gallinas deben ser protegidas para evitar que sean sexualmente abusadas por los gallos opresores. (He preferido no seguir con ese rollo de usar la (e) en lugar de la (a) porque me parece huachafo y no quiero contribuir a destrozar nuestro idioma por capricho de unos cuantos).

Ahora bien, siguiendo con la secuencia de contrasentidos que esgrimen, estas pluriactivistas dicen defender el derecho de la gallina a dar su consentimiento previo antes que el gallo la “monte”. Pregunto: ¿cómo interpretan si su cacareo equivale a un sí o a un no? ¡Madre mía!

¡Ahhh!, pero si pensaban que la consigna era solo frenar la ola de agresiones sexuales en la comunidad avícola del reino de España, están muy equivocados. No contentas con mediatizar este absurdo, también aprovecharon para marcar un parteaguas entre buenos y malos, vale decir, entre los que no comen carne y los “carnívoros fascistas”.

Para estas extremistas no hay puntos intermedios. Da lo mismo si compartes con ellas su izquierdismo, su ultra feminismo trans-especie o si también eres pro LGTBIQ como ellas. Si comes carne, aunque sea un poquito o esporádicamente, entonces, eres el enemigo que deben destruir.

El tema, desde mi perspectiva, no es si estas activistas tienen un método para determinar cuándo una gallina decide copular con el gallo por su propia voluntad o cuando es violentada. Tampoco que crean que un animal tiene los mismos derechos que un ser humano, por más ridículo que parezca. Así como tampoco que hayan declarado que los huracanes o tsunamis son por culpa del capitalismo (¡no jodan!).

Lo que hay que rescatar de este espectáculo es que expone sin ambages lo absurdo y dictatorial del pensamiento de los que se creen “políticamente correctos” y cuya semilla se ha diseminado a nivel global. Son esas ideologías extremistas, intolerantes por definición, las que terminan por desnaturalizar y radicalizar incluso las causas más nobles.

Por ejemplo, si eres mujer y defiendes la igualdad entre mujer y varón, pero no compartes ciertas posiciones ideológicas como la despenalización del aborto, entonces, no eres feminista sino un “topo” del patriarcalismo machista opresor. Así están las cosas.

Todo se resume a que, si no te alineas con su visión hegemónica de la realidad, eres enemigo de todo lo bueno, noble y puro de este mundo (de ellos, supuestamente) y, por ende, debes ser destruido en todos los ámbitos posibles.

Fachos progres. Eso es lo que son…





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Toledo fue trasladado a cárcel en condado de San Mateo

Toledo fue trasladado a cárcel en condado de San Mateo