Diethell Columbus Murata

Acerca de Diethell Columbus Murata:





¿Y los demás temas sobre justicia?

  • Fecha Domingo 22 de Septiembre del 2019
  • Fecha 8:00 am

Hablar del sistema justicia en el contexto actual nos remite inconscientemente a las investigaciones del caso Lava Jato, a los fiscales mediáticos, a los jueces caneros y a los discursos (populistas) sobre la lucha anticorrupción.
Sin duda todos queremos que se sancione ejemplarmente a los funcionarios corruptos, pero también a los empresarios corruptores que están pasando piola. No obstante, resulta necesario hacer notar que nuestro sistema de justicia no empieza ni termina con las investigaciones o procesos anticorrupción del caso Lava Jato.

No pretendo restarle importancia al sistema anticorrupción, empero, la administración de justicia tiene varios flancos ajenos al caso Lava Jato que también merecen atención de las autoridades, pero sobre todo el interés de la ciudadanía que es la que espera que sus casos sean resueltos de forma expeditiva y conforme a Ley.

Cabe señalar que, según el último Boletín Estadístico Institucional del Poder Judicial, la carga procesal en lo que va del año bordea los 1.9 millones de expedientes. Con esa cantidad de casos, resulta evidente que cada despacho judicial desborda en demandas, contestaciones, escritos de alegatos, excepciones, etc. La voluntad de servir y ser expeditivos puede existir, pero en estas condiciones es más que complicado que se administre justicia con estándares aceptables, peor si con cada día que pasa su carga de trabajo aumenta.

Por otro lado, están los justiciables para quienes los retrasos en la atención de sus pedidos es un dolor de cabeza además de una laceración a sus bolsillos. Cabe señalar que incluso en los procesos no contenciosos, la emisión del fallo judicial puede demorar más de un año.

Séneca decía “Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”. Y justamente por eso es que resulta de capital importancia retomar el debate sobre la reforma del sistema de justicia, pero no solo pensando en reorganizar administrativamente al Poder Judicial sino también bajo el enfoque de innovar para “desjudicializar” los procesos menos complejos que son los de mayor cantidad.

Un buen ejemplo es la Ley N° 29227 más conocida como la “Ley del Divorcio Rápido”. Esta norma permite que los divorcios de mutuo acuerdo ya no se tramiten únicamente ante el Poder Judicial sino también ante las Municipalidades o Notarías. El procedimiento es más que expeditivo pues demora en promedio unos 90 días y en cuanto a costos resulta más que asequible; incluso en la vía municipal se cuenta con formatos estandarizados que permiten que los ciudadanos ya no tengan la necesidad de contratar a un abogado.

El mejorar el acceso a la justicia no es imposible, solo es cuestión de querer innovar pesando en hacerle la vida más fácil a la gente. Emulemos aquello que ya ha dado buenos resultados.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Flor Pablo tras polémica por retiro de apoyo a atletas: “Necesitamos un nuevo IPD”

Flor Pablo tras polémica por retiro de apoyo a atletas: “Necesitamos un nuevo IPD”