Diplomacia en la congeladora

Diplomacia en la congeladora

Se cumplen casi siete meses de la invasión de Rusia a Ucrania, lo que ha generado como consecuencia una gravísima crisis energética en todo el mundo, inclusive mucho peor a la más grande que se tenía en el recuerdo como fue la de 1973, cuando el precio del petróleo hasta entonces muy barato, pasó de un día para otro a costar cuatro veces más caro y, cómo no, fruto también de una guerra, la del Yom Kippur, cuarta guerra árabe-israelí. Solo que la crisis actual no es por el petróleo sino por el gas, ya que este combustible aparte de tener uso doméstico, comercial e industrial es quemado en las plantas eléctricas y por tanto tiene una incidencia directa en las tarifas de electricidad. Donde más se vienen sintiendo los efectos de esta preocupante situación es en Europa, como ilustración citemos el caso de España, que pese a no depender casi nada del gas ruso como Alemania, sin embargo los precios se han disparado en un 265% con respecto al 2021, es decir un aumento de casi cuatro veces en un año y lo peor es que si esta guerra no se detiene esos precios seguirán subiendo, España y otros países han puesto topes que de todas maneras mañana más tarde serán asumidos por los propios consumidores, así que son solo paliativos, no resuelven el problema.

La crisis energética actual impacta directamente también en el precio de los alimentos, por los fertilizantes y por los fletes, así que tenemos una crisis al cuadrado, que si no se resuelve ya, estaremos en una situación de catástrofe nunca vista. La única vía para acabar esta cruel guerra es la diplomacia, la misma que pareciera estar en la congeladora, lo único que vemos es un fuego cruzado entre los dirigentes involucrados y el mundo mirando preocupado e impotente, un conflicto donde están involucradas las dos superpotencias nucleares del planeta no se resolverá nunca en el campo de batalla, vemos cómo sigue escalando peligrosamente el conflicto, pues es saludable la intervención del presidente Biden durante la 77ª sesión general de las Naciones Unidas como respuesta a la nueva amenaza de Putin, nadie ganaría una guerra nuclear, el camino es el diplomático, pero para esto hay que bajar los tonos, volvamos al lenguaje diplomático que en situaciones como las que el mundo hoy en día vive es el que ha demostrado ser el único camino seguro. Les dejo esta cita: “Los hombres de Estado serán juzgados por la historia en función de su habilidad para asumir cambios y, sobre todo, por su capacidad para preservar la paz” (Henry Kissinger).

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.