Dólar a S/ 4: el heraldo de la recesión

Dólar a S/ 4: el heraldo de la recesión

La pandemia viene causando una terrible resaca en la economía. Durante el cierre de fábricas y ciudades, los principales bancos centrales del mundo, liderados por el Federal Reserve Bank (Fed) de EEUU y el Banco Central Europeo (BCE), inyectaron astronómicas cifras en sus países; y, se esperaba que una vez finiquitada la emergencia, la economía se reactivaría instantáneamente. Ante el hundimiento de los mercados financieros (Dow Jones – 15.3% y Nasdaq -28.1%), EEUU se limita a soñar con un aterrizaje suave (soft landing) de 2.3% de crecimiento del PBI, porque la inflación, al haber subido a 9.1%, obliga a la Fed a volver a elevar la tasa de interés de referencia (TIR) en 0.75% o más (se baraja que la TIR podría superar el 4% el 2022), lo que ralentiza el crecimiento; mientras que Europa reduce la meta de crecimiento (2.6% del PBI) y el otro gran motor, China, apenas creció en el 1er semestre 2.5% del PBI, siendo el desempeño del 2do trimestre un magro 0.4 % del PBI por la proliferación de cuarentenas.

Ante la tormenta en ciernes, el dólar se erige como un refugio para los inversionistas: el euro se ha puesto a la par con el dólar, la libra esterlina (£ 0.84) y el yen (¥ 138.53) retrocediendo a niveles no vistos en décadas, por lo que Xavier Sala i Martín de la Universidad de Columbia, señala: “se espera que la recesión sea peor en la UE que en EEUU, debido a que depende más de las importaciones energéticas de Rusia, y además, el BCE no tiene tanta capacidad de luchar contra la inflación como la Fed por las deudas de Portugal, España, Italia y Grecia”. Anunciando la tempestad, el Perú el dólar informal rozó los S/ 4 el martes 12, sin embargo, cerró la semana en S/ 3.91 por la venta de dólares para los pagos de quincena. El BCR salió a realizar maromas por US$ 1,235 millones (venta cash, swaps y CDRs).

Perú, y Chile por ahora, reciben menos dólares porque el precio internacional del cobre -principal producto de exportación- se ha desplomado (–33%) desde US$ 10,730/tonelada (7/3/22) hasta US$ 7,190 (15/7/22). Goldman Sachs augura que llegará a US$ 6,700 en octubre, mientras el Bank of America advierte que “si Europa sufre una escasez de gas, el cobre podría caer hasta US$ 4,500” (12/7/22).

“Existe una relación inversa entre el precio del cobre y el tipo de cambio”, recuerda Carlos Parodi de la Universidad del Pacífico. Héctor Osorio de PKF Chile precisa que “el grado de dependencia del cobre es mayor en Chile (17% del PBI) que en el Perú (9% del PBI)”. Asimismo: “Perú vive inestabilidad política como casi un factor omnipresente en su política interna (…). Esto está tan internalizado en el quehacer de los peruanos, que no altera su capacidad productiva. En cambio -dijo- en Chile hay una situación de inestabilidad que es bastante nueva en términos relativos…”.

Es verdad que Chile afronta una crisis política, económica y social impensable para los sureños hace solo unos pocos años. Pero el Perú entra en esta crisis económica con un equipo de gobierno donde late la incompetencia a diferencia de años atrás. A eso hay que sumar el hecho de que la estabilidad política e institucional no pueden seguir degradándose indefinidamente hasta el infinito. Debemos reaccionar antes de que el descalabro sea sistémico e irreversible.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.