Dialogar con él era como ingresar a una clase de historia. Lo conocí gracias al sociólogo chiclayano Víctor López García, en el Club Terrazas, en uno de nuestros desayunos de trabajo. Escucharlo era aprender sobre el arte de capturar el tiempo. Ricardo Cervera Niño, ex director del diario “El Ciclón”, fue un gran conversador. Conoció a todos los políticos, nos narraba anécdotas con Belaunde, con García y con el extraditable Toledo. Además, le gustaba caminar. Acompañados por el politólogo Juan Antonio Bazán, luego de analizar la coyuntura en el Club, recorríamos Miraflores durante horas, atentos a sus narraciones.

Como Juan Antonio, en sus inicios, Ricardo era militante de izquierda, soñaba con que, algún día, Patria Roja tuviera inscripción para que no necesite de alianzas. Una noche coincidimos en el cumpleaños de Eduardo González Viaña, uno de sus más queridos amigos, su otro amigo era don Higinio Capuñay. A inicios de la pandemia, Ricardo me llamó preocupado porque se había enterado que Eduardo estaba delicado de salud. En efecto, el autor de “El largo camino de Castilla” estuvo internado en la Clínica Internacional por una afección que lo tuvo en cama más de dos semanas. Con Ricardo, además, compartíamos un grupo de whatsapp al que generosamente enviaba las portadas y los PDF de los diarios y revistas. Fue cuando dejamos de recibir sus envíos que nos enteramos que había sido atacado por el virus.

Él y don Higinio, el empresario de Corporación Universal. A don Higinio también lo conocí gracias a Víctor López García, una mañana cuando me pidió que lo acompañe a radio Exitosa, hace diez años. Don Higinio era implacable en su trabajo, horizontal en su trato, cordial. Me daba gusto reunirme con los tres chiclayanos, ellos eran la mejor representación de la amistad, esa palabra tan necesaria en estos tiempos. La última vez que nos reunimos fue en el Wong de Benavides, la primera semana de marzo, previo a “Mesa de debate”, el programa de Víctor en Best Cable. El 5 de agosto nuestro amigo Ricardo Cervera partió a la eternidad, víctima del Covid-19 y, el viernes 28, don Higinio Capuñay. Lamento profundamente la prematura partida de ambos señores del periodismo. Sirva esta columna para recordarlos y para expresarle a sus familias, mis más sentidas condolencias. Descansen en paz, don Higinio y don Ricardo.