Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Cuando el mal se disfraza

Las actitudes de las personas reflejan las verdaderas intenciones, por sus actos conocerás a las personas. Pero también existe la simulación que da la apariencia de una conducta que en el fondo no es la auténtica, pretendiendo distraer las intenciones que traen consigo los seres humanos.

Una paciente perturbada por sus vecinos por su mal comportamiento, debido que habían inventado hechos inexistentes con el fin de desprestigiarla a esta honorable dama que lo único que pretendía era que las relaciones vecinales se llevarán en armonía, respeto, comunicación, que aceptaran sus errores y puedan reorientar sus malos comportamientos. Le pregunté sobre las edades que tenían y me contestó que pasaban los cincuenta años, al igual que sus parejas, y a qué se dedicaban, uno abogado, el otro comerciante y el otro médico. Le dije: aparentemente poseen un nivel de educación que les permite discernir, reflexionar sobre sus comportamientos; ella me contesta: me he cansado de hablarles y no entienden, razón por la cual me he visto en la necesidad imperiosa de demandarlos, y agregó: si no entienden con buenas razones hay aplicarles la ley para que los haga disuadir de sus malas actitudes. Le dije: hay personas que cambian, porque tienen algunas reservas internas que les permite reaccionar, pero por el perfil de los demandados, nunca van a cambiar, su personalidad está estructurada de esa manera, para la exportación son personas ejemplares, empero en su interior son infelices consigo mismos y con las parejas, no han construido ni construirán una vida emocional rica en sabiduría, siempre serán unos garabatos, pero no los que hacen los niños que buscan expresarse; si no, no son nada, son glaciales, seguramente te tienen envidia, porque estás bien casada, amada, feliz, contenta, ayudas a todas las personas sin ningún interés, eres filántropa, guarda distancia con esta gente tóxica y hazle sentir el peso de la ley, desenmascarándolos, quitándole el disfraz, evidenciando sus malos sentimientos.

Cuando un ser humano adquiere sabiduría, cuando desarrolla la capacidad de percibir su interior y ubicarse en el lugar de la otra persona, pero si a lo largo de tu existencia te enseñaron solamente a mirar y no a ver, no puedes ser claro con tu sentir y darte cuenta qué pasa con las personas que están a tu alrededor.

Hoy día, tuve el caso de un paciente que estaba feliz de que su sobrino había nacido con ojos azules y dijo que el padre era una persona alta, blanco, ojos azules. Qué más viste, le pregunté. Me dijo que el bebé está sano, pero nunca habló de la madre, cómo los sentía a los padres, no percibió nada más, se limitó a mirar pero no ver y existen muchas personas intrascendentes en la vida.

“A la verdad hay que aferrarse aunque nos cueste la felicidad, en el error hay que rectificarse aunque nos cueste el orgullo”.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Descuidan defensa de gasoducto en el Ciadi

Descuidan defensa de gasoducto en el Ciadi