Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





El hombre es esclavo de sus emociones

Las emociones son sentimientos que anidan en la esfera psicológica y emocional, que pueden ser agradables, satisfactorias, motivadoras, tristes, melancólicas, miedo, pánico. Las reacciones se encuentran condicionadas a como el ser humano ha construido su vida, qué soportes ha tenido y tiene, porque todas las personas a un mismo estimulo no responden igual, depende mucho cómo internaliza sus experiencias frente a los diferentes acontecimientos humanos, donde conjugan muchos factores biológicos, psicológicos, sociales, culturales.

Debemos tener presente que existe una interrelación entre las emociones y las personas, los seres humanos no pueden vivir sin emociones; caso contrario, serían individuos disociales, inafectivos, glaciales y vacíos sin ninguna clase de contenidos y en estas condiciones no vale la pena vivir.

Lo importante es saber canalizar las emociones con uno mismo, en el espacio y tiempo que suceden y cómo las procesas, porque a partir de allí va a depender la actitud que se adopte a seguir, percatándose como afrontas las emociones en un río caudaloso o tranquilo, por eso hay que estar preparado para no ser sorprendido y no permitir que las emociones dirijan el destino de los humanos.

El caso que les voy a comentar se trata de una pareja de esposos con tres hijos, que cumplieron el sueño de su vida, próspero inversionista en bienes raíces, los hijos en buenos colegios, excelentes relaciones sociales con una proyección para el futuro muy prometedora, las relaciones de pareja estables.

Él era una persona que le gustaba invertir en los negocios, le iba bien, ingresó a la apuesta en la bolsa de valores y allí comenzó la debacle porque comenzó a bajar y en su desesperación empieza a invertir en otros negocios que no satisfizo sus expectativas, unido a una personalidad de no ser perdedor, egocéntrico, ambicioso, y en su pensamiento no deseaba que su familia sufriera y tomo la decisión más equivocada de darle muerte a su esposa e hijos, llevada por emociones catastróficas de no afrontar la realidad y no aceptar que tenía que reducir los gastos, la vida social, cambiar a los hijos del colegio, estar unida la familia en esos momentos difíciles y apremiantes donde se necesita tranquilidad, sosiego, madurez, que le permitan ver las cosas en forma horizontal y no vertical, como en el caso que comento, que debido a una personalidad narcisista, con un súper ego que no le permitía ser humilde, sencillo, para él era una profunda derrota haber llegado a un nivel económico que no estaba acostumbrado y exponer su apellido, falta de legitimidad de aceptar que su patrimonio se desmoronaba, el qué dirán, la apariencia y en lugar de él autoeliminarse, eligió a la familia, que tampoco es lo correcto el suicidio, ni la familia.

En los momentos difíciles hay que buscar alternativas, solicitar ayuda, orientación, consejos, no encerrarse en sí mismo que no ayuda a nada, porque los soportes que puedes tener no los escuchas, la mente está obnubilada y las emociones no gratas no lo permiten al ser humano ir más allá de sí mismo.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “No hay repartija en la elección de los miembros del TC”

A. Mariátegui: “No hay repartija en la elección de los miembros del TC”