Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Falta de amor de los hijos

Hace poco tuve la oportunidad de interactuar con adultos mayores de una comunidad que visito de vez en cuando, percatándome en sus rostros la necesidad de amor, cariño, ser escuchados, atendidos, comprendidos, extrañando mucho a su familia, especialmente a los hijos que no los visitaban; y los que no tenían familia se conformaban participando en la conversación, recordando sus buenos momentos.

Conocí el caso de dos ancianos, uno se llamaba Jaime, invidente, y la otra Rosa, los hijos que viven en el extranjero habían tomado la decisión de internarlos en una casa de reposo, porque no tenían a ninguna persona o familiar que se hicieran responsables de ellos. Rosa comentaba que se sentía olvidada por sus hijos que se encontraban en el extranjero, rara vez venían a verla; no obstante, desde que los tuvo en su vientre materno hasta adultos se preocupó de ellos, haciéndolos profesionales, comentando que los padres no deben hacerse grandes ilusiones de los hijos, no somos dueños de los hijos sino guía de los mismos, sus mejillas se llenaron de lágrimas, posteriormente se sintió más tranquila por haberse desahogado.

La supervivencia del adulto mayor es triste, cuando la persona no puede valer por sí misma y necesita ayuda en todo orden de cosas, alimentación, vestido, salud, recreación, a pesar de que puedan tener una buena posición económica, porque no las disfrutas, no la administras sino tus familiares, que por lo general la distraen en otras cosas de su interés y al adulto mayor les dan migajas.

Un día llega a consulta una persona preocupada por lo que le habían dicho en el colegio de sus hijos, que nunca esperara nada de ellos; el hombre estaba quebrado emocionalmente, al punto de no creer lo que había escuchado, le pregunté por qué le había afectado tanto. Dijo: les he dado tanto amor, al menor detalle estaba presente, y le consulté como es la madre. Dijo: fría, indiferente, egoísta. Le dije: de tal palo tal astilla, lo llevan en los genes, difícil de modificar los sentimientos. Fue la oportunidad que contó que la madre a los hijos los ponía en contra del padre. Le dije: no permitas que te dañen, toma tus precauciones, no dejes de cumplir con ellos hasta que cumplan la mayoría de edad y misión cumplida. Le insisto qué esperaba de sus hijos, y dijo: amor, cariño, respeto; y si no te lo dan, búscalo en otros hijos que no tengan padres y necesitan del amor de padre. La vida le dio la respuesta de haber encontrado hijos putativos con mucho contenido; y decidió con los hijos biológicos “a la distancia se ven los toros”.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas

Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas