Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Hogar, escuela y sociedad

A través de estos tres pilares se forma la personalidad del infante y adolescente, pudiendo prevenir desde estas áreas cualquier comportamiento irregular que haga encender las luces de alarma que orientan a abordar el caso o los casos que se presentan en las sociedades del mundo, unas con mayor índice de recurrencia, como son el uso de las armas de los menores de edad.
En nuestra realidad las personas que están autorizadas a poseer y utilizar armas son los mayores de edad, siempre y cuando cumplan con determinados requisitos que justifique poseerlos, tienen que pasar por un examen riguroso de su salud mental y argumentar por qué necesita portar un arma, si es para uso personal, defensa propia, riesgos de familia, trabajo o seguridad.
Sin embargo, nos encontramos con la realidad de las pandillas de menores de edad, que cometen actos antisociales, matando por encargo, enfrentándose de pandillas a pandillas, llevándolas a las escuelas, originando la muerte de sus compañeros intencionalmente o por negligencia, como sucede en nuestra realidad y de otros países.
Cuando observamos a infantes o adolescentes que son agresivos, no respetan las normas, mienten, no sienten remordimiento por los actos irregulares que cometen en el hogar, escuela y sociedad, debemos preocuparnos muchísimo porque es un caldo de cultivo para desarrollar una personalidad disocial y debemos abordar la prevención, instalando en las mentes de estas personas, que se encuentran en un proceso de desarrollo, su autovaloración de sí mismos, que han nacido para hacer el bien y no para destruir sino para construir una vida de retos y superaciones.
El hogar es importante, es donde se siembra y cosecha los valores que se incorporan en la formación de la persona, si un niño o adolescente viven el día a día viendo a sus padres que se pelean constantemente, el padre no va a dormir a la casa, la madre no se preocupa por los hijos, no existen normas, buenos hábitos, respeto, ese niño va a percibir lo que aprendió.
Igualmente en la escuela, es el lugar donde el infante va a instruirse, llevando todo lo que ha aprendido en su hogar, y sí no ha sido bueno su aprendizaje lo va a repetir. Y es allí donde el maestro, tutores, director, psicólogo, deben ayudar a corregir el inadecuado comportamiento con presencia de los padres.
La sociedad somos todos nosotros, es el escenario donde niños y adolescentes van moldeando sus personalidades e interactuando con los demás y sí no se ha construido una personalidad bien cimentada podemos encontrarnos con infractores a la ley penal y más adelante futuros sujetos al margen de la ley.
Por eso, el hogar, escuela y sociedad bien constituida es el futuro de infantes y adolescentes.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas

Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas