Columnista - Dr. Luis Sánchez

Inconsciente

Dr. Luis Sánchez

8 ago. 2019 02:30 am
A+

Nuestras ideas conscientes son tan sólo hojas muertas, posadas en la superficie de un estanque profundo, decía Bergson. Fuera del alcance de nuestra clara lógica se desarrollan poderosos procesos psíquicos. A Freud, le corresponde el mérito de haberlo descubierto y explicado, por lo menos en gran parte. Según él, nuestro inconsciente se forma a partir de los primeros años de la infancia. Está constituido, por una parte, por deseos, impulsos instintivos, que permanecen siempre fuera del alcance de la voluntad y que Freud llama el ELLO; por otra parte, por tendencias que poco a poco se han ido siendo secretas bajo la influencia de las prohibiciones de la educación, que Freud llama el SÚPER YO. Los procesos del inconsciente permanecen ocultos cuando la conciencia está desierta, pero nos envían señales admonitorias una vez que la atención se relaja. Estos signos se descubren en los sueños y en los actos fallidos de la vida cotidiana. Los psicoanalistas saben sacar partido de ello para descubrir los conflictos ocultos en el inconsciente. Estos conflictos constituyen la base de las enfermedades mentales llamadas neurosis o trastornos de ansiedad; cuando se consigue resolverlos, los trastornos pueden curarse por la toma de conciencia de la persona que los padece a través de la psicoterapia.

Más allá de nuestro inconsciente personal, Jung ha demostrado la existencia de un inconsciente colectivo, denominador común de toda la humanidad y testimonio de los problemas porque ésta ha pasado a lo largo de las edades. El inconsciente colectivo se manifiesta en algunos símbolos de nuestros sueños profundos, que encontramos en las antiguas leyendas. Jung los llama arquetipos.

Entre el ELLO y el SÚPER YO, se ubica el YO, que se relaciona con todos los acontecimientos humanos que son conscientes, que tiene que ver con el lenguaje, pensamiento, percepción, memoria, juicio, afectividad, sexualidad, hábitos, actitudes, aptitudes, hobby, que orienta n a establecer un perfil de personalidad, que son las características duraderas de la persona, forma de pensar, percibir, relacionarse consigo mismo y los demás.

La salud mental de los seres humanos mejora en la medida que éstos aceptan y sienten en su mundo interior que necesitan un cambio profundo que los haga sentir bien y lograr superar las dificultades que se les presenta en la construcción psicoafectiva de su existencia.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.

Post Relacionados

Controla los impulsos

Controla tus impulsos, que preceden de los instintos mal gobernados y actúa sobre el comando de la razón. Es verdad que el sentimiento bueno debe derretir el hielo de la lógica racional, sin embargo, muchas veces la frialdad de la emoción o su agresiva locura necesitan de la vigilancia del raciocinio. Cerebro y corazón deben

Quiérete a ti mismo

Las cosas que vemos son las mismas cosas que llevamos dentro de nosotros, no hay más realidad que la que llevamos dentro, por eso el valor que se otorga cada ser humano es fruto de lo que aprendió, le enseñaron, que ha quedado grabado en el devenir de su existencia; muchas veces se dice respecto

¿Intestaste ponerte en la piel de otra persona?

No todos los seres humanos tienen la sensibilidad y capacidad de colocarse en la otra persona por diferentes razones, no les interesa, afecta sus intereses, que lo haga otra persona, no voy a perder mi tiempo en algo que no me produce ningún beneficio. Esta clase de personas por lo general se quedan solas porque