Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Los hijos únicos

No es que deseen ser únicos, lo que sucede es que dentro del núcleo familiar la familia se ha planificado de esa forma o en algunas circunstancias las obligaciones de los padres no les permiten tener más hijos o en otros casos, los motivos son de orden orgánico psicológico. Lo beneficioso es que un solo hijo genera menos gastos que dos o más, dependiendo del estilo de vida que lleve la familia.

Si el único hijo, por su propia condición, tiene la tendencia de ser solitario, no interactúa con niños de su entorno, primos o amigos del barrio, porque cada familia se encuentra realizando sus quehaceres del día a día y no le permiten tener una participación activa; y por lo general al niño se le percibe jugando solo, generando ser el centro de atención, viviendo los padres condicionados a los requerimientos del hijo, que si no se maneja adecuadamente con reglas en su desarrollo, ese niño se vuelve un tirano, manipulador, egoísta y caprichoso.

Uno de los inconvenientes del hijo único es la dependencia emocional, que no se valen por sí solos, buscan permanentemente la aprobación de los padres, de preferencia de la madre, que los engríen, los consienten, convirtiéndose sobreprotectora del hijo, al punto que tiene que estar presente a la hora de estudiar, de tomar los alimentos, dormir, levantarse, incluso lavarse, con el riesgo de consentirlo en la alimentación inapropiada, que no es nutritiva sino dañina, proclive a adquirir una serie de enfermedades, en lugar de prevenirlas.

Estas personalidades inmaduras, inestables, no saben lo que quieren, insatisfechos e inconformes con lo que hacen, en el transcurso de la vida no logran absolutamente nada, le echan la culpa a los padres, a los maestros, a la familia, a los compañeros, presentan problemas en la escuela, al relacionarse con sus compañeros, igualmente en la universidad, en el trabajo y en sus relaciones de pareja, creen en su pensamiento que todos están en contra de ellos. Empiezan a realizar diferentes cosas y nunca terminan nada, son los eternos estudiantes, holgazanes y quieren que les hagan todo y ellos no hacer nada con el pretexto que creen que todo se le merecen.

Los padres en lugar de tomar actitudes radicales de un cambio de actitud para su mejoría, se solidarizan con el mal comportamiento destructivo del hijo, dándole otras oportunidades sin éxito alguno, sin preguntarle por qué reacciona así, qué le sucede en su mundo interior, si ha tenido muchas oportunidades para lograr su objetivos.

Lo real y cierto, que a los hijos y en especial al hijo único hay que imponerle reglas, para que de acuerdo a su edad vaya madurando y sea responsable con sus acciones en la vida.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vladimiro Montesinos acepta declarar ante fiscal José Domingo Pérez

Vladimiro Montesinos acepta declarar ante fiscal José Domingo Pérez