Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Los viejos a la tumba

La riqueza de la vida se encuentra en todo lo que has construido a lo largo de tu existencia, bien o mal, lo has hecho y seguramente has corregido los errores que pudiste cometer en el camino de la convivencia humana.

La vejez es un paradigma para las generaciones futuras que imitan el camino a seguir, porque, en el espacio y tiempo, que se llevaron los acontecimientos humanos, han quedado perennizados como experiencia de vida, brindando muchas satisfacciones dignas de imitar.

Al llegar a la vejez has aprendido muchas cosas que te servirán para enseñarlas, como saber escuchar, para comprender y entender las necesidades de las otras personas, paciencia, porque les permite tomar decisiones adecuadas, oportunas y asertivas, no buscas una sola alternativa, sino varias, que te permita escoger la más sabia, la vida otorga la capacidad de ver a quién tienes delante y qué desea, no te dejas endulzar la oreja, eres realista, igual  en el amor, qué trascendente es haber llegado a una edad madura, haber amado y ser amado, la esencia del amor en todos los tiempos no cambia, es compartir con la pareja todo y sustancialmente la vida emocional.

Ser tolerante, para entender y comprender qué sienten las demás personas, la creatividad se encuentra a flor de piel y el pensamiento vuela y la percepción está bien desarrollada, porque puedes percibir a las personas con mayor facilidad, los años hacen a la persona ser intuitiva, que predice los resultados de las actitudes de los demás.

Un día llega a consulta una paciente preocupada por el comportamiento de su esposo, que solo le agradaba tener relaciones sexuales cuando se encontraba en estado de ebriedad, no produciéndole ninguna clase de satisfacciones, todo lo contrario, se sentía utilizada, humillada, que era solo un objeto sexual y no llegaba al orgasmo sexual y a fin de no ser infiel con su pareja, recurría al especialista en busca de ayuda.

Después de haberla escuchado y sugerirle determinadas pautas para llevar mejor la relación, en una consulta, dijo, que había conversado con su esposo y estaba decidido venir a consulta y conversar sobre el tema  que le preocupaba a la esposa. Llegó el día en que el esposo fue entrevistado y aceptó que era brusco con su pareja al momento de tener relaciones, y que ese comportamiento lo había aprendido de su padre, que le decía que la mejor forma de poseer a una mujer era habiendo ingerido licor. Le pregunté si se había puesto a pensar en tener relaciones sin alcohol, me contestó que no, le dije inténtalo, a la siguiente sesión me comentó lo maravilloso que había sido y que su esposa se sentía muy gratificada, concluyendo que el sexo está en la mente, en el corazón y en la piel.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Janet Sánchez: “No voy a renunciar bajo ninguna circunstancia”

Janet Sánchez: “No voy a renunciar bajo ninguna circunstancia”