Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Mal con él, peor sin él

Estas palabras han sido expresadas por muchas mujeres en diferentes épocas de la relación de pareja, empero el espacio, tiempo y persona han sido distintos. Las disoluciones de los vínculos matrimoniales y relaciones con vivenciales antes eran más estables que ahora, eso se debe que la mujer en general se ha instruido, ha buscado su independencia valiéndose por sí misma, empero todos los casos no son así, depende mucho del valor, autoestima, orgullo, dignidad que posea la mujer, porque les comento este hecho en el sentido que a veces encuentras mujeres preparadas intelectualmente, pero desde el punto de vista psicológico son dependientes y este enganche con la pareja no les permite desvincularse, sin embargo existe otra clase de mujeres que no están entrenadas intelectualmente, pero son independientes de valerse por ellas mismas, incluso mantienen el hogar porque la pareja no es productiva, está desocupado y no toma ninguna decisión sin consultarle a la mujer.

En esta existencia humana encontramos diferentes escenarios, en que cada uno tiene su particularidad y su razón de coexistir y desarrollarse siempre y cuando se respete el derecho de los demás.

Conocí el caso de una mujer que había mantenido una relación con su pareja durante veinte años y habían procreado tres hijos, el mayor viajaba a Alemania, becado. Los hijos durante el tiempo de su matrimonio observaron los maltratos físicos y psicológicos del padre hacia ella, incluso cuando ella estaba sufriendo de cáncer y él le decía eres una mujer bruta, el cáncer te ha subido a la cabeza, no vales para nada, lo que hay en la casa y comes era por él. Llegó un momento en que los hijos le dijeron a su madre que el padre se retire de la casa, como así fue por disposición de la juez de Familia.

No obstante esta situación recurrente, la esposa permitió que regresara a la casa hasta que el hijo viajara al extranjero, ya no la agredía físicamente pero sí verbalmente, frente a esta situación el juez ordenó que el esposo se retirara de la casa y que cumpla las medidas de protección y se sometiera a un tratamiento psicológico por el término de un año para que trabaje su control de impulsos, agresividad y frustraciones. Ahora la esposa se encuentra más tranquila se ha dedicado a la venta independiente de accesorios y le va bien.

El juez le preguntó por qué había tolerado tanto el mal comportamiento de su esposo, dijo, por temor de quedarse sola con sus hijos, empero ahora está decidida a todo para recobrar su dignidad y la de sus hijos que fueron testigos presenciales de estos hechos y que también tienen que trabajar psicológicamente estas experiencias inadecuadas porque corren el riesgo de volverse a repetir con las parejas que escojan sin antes sanarse emocionalmente.

Estos casos en nuestro país son frecuentes porque se manejan cuando ocurren los hechos y no trabajan la parte preventiva, hogar, escuela, comunidad, educación, principalmente la parte emocional, que las personas sean independientes, valerse por sí mismos o mismas.

Recuerdo el caso de que un juez, no quiso otorgarle la tenencia de los hijos al padre, no obstante las pruebas se orientaban en ese sentido, debido al razonamiento del juez, que consideró que era la madre, es decir, prevaleció el concepto que le enseñaron e inculcaron en el proceso de su aprendizaje que perdió objetividad en resolver intereses en conflicto aplicando la ley y la justicia; y así como este caso, encontramos muchas autoridades que tienen la necesidad urgente de trabajar su vida emocional por el bien de la sociedad.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”

Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”