Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





Por qué la verdad se distorsiona

Existe en la naturaleza de muchas personas no aceptar la verdad de los acontecimientos humanos, porque los hace débiles, vulnerables y discriminados en su mundo interior y dentro de la sociedad en que interactúan. Esta clase de seres humanos por lo general vive de la apariencia, del que dirán, no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa, porque inmediatamente reaccionan tergiversando la realidad de las cosas con la finalidad de sentirse compensados en su “yo” inmaduro y con un perfil de personalidad muy peligrosa y altamente tóxica. Nunca son honestos consigo mismos, ni con los demás; son personas a las que les gusta hacer daño, sienten placer, son seres sadomasoquistas, malos perdedores, son capaces de traicionar a su propia familia, a los amigos, sí es que los tienen; en el trabajo son desleales, en la relaciones de pareja no construyen absolutamente nada, se divorcian, buscan refugiarse con la amante, para su propio beneficio, excluyéndola del patrimonio en común o no participan con la pareja, porque trabajan todo el día y solo los fines de semana la sacan a pasear para que tome aire y esté relajada durante la semana.

Para comprender y entender a estas personas, necesariamente hay que escudriñar su mundo interior. ¿Y qué encontramos? Que nunca tuvieron un referente de la verdad, toda su vida fueron esclavos de la mentira, se relacionan con gente que piensan como ellos y se cohesionan de tal manera que hacen una relación simbiótica, que creen que la mentira es la verdad.

Para disfrazar la verdad por la mentira, estos seres desarrollan un trastorno de personalidad histriónico y narcisista, tienen la tendencia al autodramatismo, a la teatralidad y expresión exagerada de las emociones sin sentirlas, se sugestionan, el individuo es fácilmente influenciado por otros o por las circunstancias, presentando una afectividad lábil y superficial, sin construir lazos afectivos sólidos, buscando continuamente estímulos y actividades en las que sean el centro de atención, como salir en la televisión, preocupación excesiva por su aspecto físico, aparentemente seductores con el fin de lograr sus objetivos sin importarles dañar a las personas.

Estas personas mentirosas que distorsionan la verdad presentan trastorno ansioso de la personalidad, caracterizados por sentimientos de tensión, temor, inseguridad e inferioridad. Existe un continuo deseo de agradar y ser aceptado, hipersensibilidad a la crítica y al rechazo, con restricción de las relaciones personales y tendencia a evitar determinadas actividades mediante la exageración de los potenciales riesgos y peligros de las situaciones cotidianas, distorsionando la verdad por la mentira.

Estas personas nunca son felices, son infelices toda su vida y disfrutan haciendo daño a otras personas y al final se quedan solos y solas.

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aprobación de adenda de Chinchero fue competencia exclusiva de Vizcarra, dice abogado de Molinelli

Aprobación de adenda de Chinchero fue competencia exclusiva de Vizcarra, dice abogado de Molinelli