Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





¿Qué te preocupa más en la vida?

Vivir, sentir, paz, tranquilidad, escuchar, ver, trabajar, caminar, ser valorado, ayudar a la gente, disfrutar cuando las personas se sienten bien, correr, escuchar, ser alguien en la vida, progresar, salir del conformismo, de la rutina, pensar libremente, no sentirte culpable por ideas ilógicas que te atormentan, ser libre, pensar con claridad, expresar lo que sientas, ser productivo, pro activo, perseverante, que los miedos no te limiten, no ser rígido en tus ideas si no considerar diferentes alternativas, vestirte bien, comer, tener dinero, practicar deportes, tener muchos amigos o tener pocos, utilizar a la gente a tus conveniencias o ayudar sin pedir nada a cambio, ser socio de algún club, tener una cuenta corriente, te da pánico la pobreza o tener mucho dinero y no saber qué hacer con él, quizás donarlo, regalarlo o invertir en algún negocio productivo, tener una relación con Dios, miedo a la muerte o de llegar a viejo, como será la vida de tu descendencia, enamorarte, ser amado y correspondido y llenar el tanque emocional que todos tenemos, unos vacíos, otros a medio tan-que y algunos llenos.

La preocupación la relaciono con el interés que le ponemos a la vida, fuera de los aspectos materiales que son necesarios pero también se pueden vivir sin ellos. Considero que existe un aspecto existencial de la vida del ser humano que no lo compras con nada “la paz interior”, que no la encuentras a la vuelta de la esquina si no tienes que construirla y buscarla porque no te puedes quedar sentado esperando que te llegue de la noche a la mañana. Cada persona construye su mundo interior de acuerdo a lo que ha sembrado y cosechado y compartido, caso contrario te vuelves egoísta, solo y marginado. Empero para llegar a ese estado interior debes caminar por diferentes senderos que te nutran de sabiduría en tu percepción y pensamiento, no siempre hay que pensar solo con el corazón sino también con la razón y muchas veces hay que darle prioridad a la razón porque algunas veces las emociones tienen como efecto perder la realidad y la persona se abstrae sin medir las consecuencias de sus actos, creyendo que está haciendo lo correcto y está lanzándose al vació sin ninguna clase de respuestas.

Siempre aprendes de las relaciones humanas, que es la esencia de la vida mediante sus actitudes por las formas de enfocar las cosas y darle solución, llega un momento que logras darte cuenta a quien tienes al frente a un amigo o enemigo, a un compañero de trabajo que envidia el puesto que tienes, hablando mal de ti, que no te mereces el puesto o elogiándote o los amigos de turno que te siguen los pasos mientras tienes poder. Como dice el dicho popular, “échate a la cama y veras quién te ama”. El caso que les voy a comentar, se trata de una autoridad que estuvo mucho tiempo en el poder, no le faltaban las amistades, los elogios, las felicitaciones, en los almuerzos no faltaban los que hacían el uso de la palabra, diciendo que eran los mejores amigos, pero resultado de cuentas, esta autoridad se enfermó y nadie lo fue a visitar y la llama de la aparente amistad se apagó y fue olvidado, por eso el ser humano debe estar preparado interiormente para saber aquilatar y canalizar la ingratitud.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”

Luciana León: “Conocí a Peña Quispe, pero no significa que yo sea parte de una red criminal”