Dr. Luis Sánchez

Acerca de Dr. Luis Sánchez:





SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

Es importante precisar el concepto de síndrome: es el conjunto de signos y síntomas que orientan a establecer un diagnostico determinado que va a servir para abordar con técnicas psicoterapéuticas el manejo adecuado a la solución de este sentimiento que produce dolor a los seres humanos.

En el caso que nos ocupa del síndrome del nido vacío, nos referimos a la ausencia de los lazos afectivos desarrollados entre los padres y los hijos o la no presencia de unos de los cónyuges o de un ser querido, que llenaba la vida espiritual y emocional, que ha traído como consecuencia, soledad, desamparo, tristeza, depresión, pocos deseos de vivir, en algunos casos sentimientos de culpa, quedando los recuerdos de los momentos felices que se compartieron en espacio y tiempo determinado.

El presente caso que relato es de unos padres que habían tenido cuatro hijos, que se habían casado con hijos, hacían sus vidas independientes, mantenían su grupo social, de trabajo y recreación por lo general los padres no tenían una prioridad en sus relaciones, habían pasado a segundo plano. Un día los padres le pidieron a los hijos que pasaran con ellos el último día de diciembre para recibir el año nuevo, cuando llegó las doce de la noche ningún hijo había llegado sintiendo los padres un vacío profundo en su corazón, consolándose ellos mismos, comprendiendo y resignándose que cada hijo hace su vida y en algunos casos como este los padres pasan a segundo plano. De pronto irrumpió la sala uno de los hijos que llegó tarde, abrazó y besó a sus padres, dándoles vida, cariño, alegría; y el padre dijo, este hijo representa a la familia, se dirigió a la esposa y le dijo sirve la mesa.

Está experiencia de vida la recordó el hijo que fue a saludar a sus padres por año nuevo, que cuando estaba con su esposa la mesa estaba servida pero las sillas vacías de los hijos que se habían independizado, repitiéndose la historia, sintiéndose solos como se sintieron sus padres en algún momento. Si bien es cierto, los padres no son dueños de los hijos sino guía de ellos, empero en el fondo hay lazos afectivos que se han construido a través del tiempo y nunca hay que olvidarse de los progenitores que son arquitectos de la existencia de los hijos y que lo único que piden los padres es que siempre les den el lugar que les corresponde.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aprueban retorno a la bicameralidad

Aprueban retorno a la bicameralidad