Continuando con el relato de la semana pasada, dirigido a la Fiscal de la Nación, doctora Zoraida Ávalos (https://www.expreso.com.pe/opinion/fallida-disposicion-n-45-doctora-zoraida-avalos/), debo afirmar que el periodismo de investigación usa metodologías y estrategias para contactar fuentes, cruzar información y contar con el concurso de funcionarios públicos. Obviamente, desde el caso Watergate a la fecha ha corrido mucha agua bajo el puente.

En el tema concreto donde la Segunda Fiscalía de Lavado y su titular Marita Barreto censuran, impiden una investigación periodística y se vengan del colega José Briceño o de mi persona, sepan que todas las palabras, comas y puntos de su Disposición N° 45, en cuanto atañe a la libertad de prensa, serán refutados categóricamente por el periodismo veraz. Al final resultó que fui a defender mi honor frente a las falsedades de uno de los hijos del empresario y pastor Vicente Díaz, ante sus ataques luego que comenté un libro de “Chema” Salcedo, pero jalando la pita confirmamos con Briceño la pérdida sistemática de documentos públicos de la Fiscalía.

Así que no se crean el hijo de Vicente Díaz y la fiscal Barreto que son la última Coca-Cola del desierto, pues el tema de investigación periodística es más grande, y creo que nadie está para satisfacer sus egos. Es decir no se trata de los Informes N° 047-2018-MP-FN-GG-OSEG y N° 066-2018-MP-FN-GG-OSEG, que pusieron nerviosa a la doctora Barreto, evidenciándose que protege con uñas y dientes a uno de los hijos de Vicente Díaz, sino que las pérdidas de libros de ocurrencias e incidencias dificultan identificar a los responsables del tráfico de tierras en el quinquenio 2012 – 2017, sobre todo en el sur de Lima (Punta Negra, San Bartolo, Cañete y Mala).

Cuento con documentos que refieren la preocupación de la Contraloría y de la propia Fiscalía sobre esa clase de pérdidas (2012 al 2016). Es en temas como esos donde apunta la investigación periodística, incluso en una conversación por celular hace varios años con la doctora Barreto y en una visita protocolar a su oficina le referí que acababa de publicar un libro y que buscaba un nuevo proyecto (tráfico de tierras), y que ella era una fuente importante. Incluso me dijo que pida -mediante carta- permiso a Pablo Sánchez, entonces Fiscal de la Nación, y así lo hice; como también me dijo que le presente una tesina sobre el libro.

@RafaelRomeroVas