Ecos de Chavín de Huántar

Ecos de Chavín de Huántar

Que los comandos de Chavín de Huántar y del Grupo Especial de Inteligencia de la Policía Nacional de Perú (GEIN) fueran vetados del desfile militar del pasado 29 de julio fue un vejamen propio del gobierno de Pedro Castillo. Se trata de unidades de élite de nuestras fuerzas del orden y cuentan con el reconocimiento mundial y el de todos los peruanos.

El rescate de los rehenes secuestrados por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) fue heroico, liberando a nuestra democracia de la vesania terrorista. Igualmente lo fue la captura de uno de los terroristas más sanguinarios de la historia, el líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reynoso.

Se puede pensar que Castillo no quería demostraciones en su contra en el desfile militar. Sin embargo, ante las pifias de la oposición el día anterior en el Congreso, reaccionó con una sonrisa falsa y cínica. La razón real para segregar a los ‘chavines de Huántar’ y al GEIN es que ambos destacamentos lucharon contra la subversión exitosamente. Son un emblema para nuestro país. Se quiso deslegitimarlos y sacarlos de la memoria de la población.

Es notoria la afinidad de Pedro Castillo con Movadef-Sendero Luminoso desde su participación y liderazgo en la huelga magisterial del Conare-Movadef en el 2017. La alianza política para llegar al poder fue con personajes enjuiciados por vínculos con la corrupción como Vladimir Cerrón de Perú Libre y los congresistas Guido Bellido, Guillermo Bermejo –procesado por sus nexos con el MRTA– y otros pertenecientes al llamado Bloque Magisterial, ligados al Conare-Movadef.

Esta perniciosa realidad no parece ser ponderada por los congresistas del bloque democrático. Tienen al frente a extremistas, simpatizantes del Movadef, pero se pierden en el día a día sin inquietarse por ello. Sabido es que Sendero avanza y retrocede de acuerdo a la coyuntura. Es notorio que el nombramiento de Íber Maraví (implicado en actos terroristas) y el reconocimiento del sindicato magisterial Fenatep (ex Conare-Movadef) fueron actos fundacionales del prosenderista régimen de Castillo.

No se piense que esto es política ficción. La subversión avanza, a su ritmo y estilo, pero avanza, igualmente su aliado el narcotráfico. Días atrás, el gobierno de Castillo promulgó el Decreto Supremo N° 011-92-TR que modifica el reglamento de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo. Resumiéndolo: se puede crear sindicatos sin restricción alguna y su reconocimiento es instantáneo. La Confiep, gremio empresarial, se retiró del Consejo Nacional del Trabajo por la arbitrariedad de este decreto.

Gracias a este dispositivo la Fenatep podrá ser reconocida como sindicato magisterial sin ningún problema. Hasta hoy estaba validada por el Ministerio de Trabajo, pero a media caña: le faltaba el número de integrantes necesarios que sí tenía el SUTEP. Ese impedimento se acabó. El MINEDU podrá negociar con la federación prosenderista, cosa que no ocurría. Que el SUTEP salga a protestar por la norma es improbable, pues es un gremio sindical y ligado a la izquierda.

Detrás del SUTEP está la Derrama Magisterial también afectada por un reciente decreto supremo que modifica ilegalmente sus estatutos. Con la Fenatep activa, Castillo apunta a ampliar la radicalización en las bases magisteriales.

Actualmente, el objetivo del Congreso es vacar y/o acusar constitucionalmente a Castillo. Pero se requiere respuesta y freno frente a esta realidad. Sendero se mueve taimadamente. Nunca se detiene.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.