Cuenta la historia que había un Presidente que decía que luchaba contra la corrupción y resultó ser uno de los corruptos más grandes del Perú, y a todos los que osábamos criticarlo y denunciar sus actos, nos acusaba de corruptos, junto a una prensa sumisa que defendía a este personaje.

Hoy vemos al humilde campesino, al humilde profesor, al humilde hijo del pueblo reuniéndose clandestinamente como lo hacen los delincuentes, cambiando de vestimenta para no ser reconocido como lo hacen los grandes mafiosos, todo eso para reunirse con proveedores del Estado, usando a un sobrino como operador para dichas reuniones con aroma delictivo.

Al estilo “Cosa Nostra”, hemos visto cómo los autos de lujo desfilaban y hacían cola con sus respectivos dueños para reunirse con el “Padrino”, disculpen, Pedro Castillo, en Breña a altas horas de la noche, para no ser reconocidos, utilizando la oscuridad como lo hacen los mafiosos.

Es indignante ver al humilde profesor cómo se saca el sombrero y usa gorra para no ser identificado y poder juntarse con empresarios que licitan con el Estado.

Usted, señor Castillo, es de la misma calaña de esos corruptos que critica. En estos 120 días de su gobierno lo único que ha hecho es dividir al país y traer más pobreza en todo el Perú, con el cuento de la lucha contra la corrupción.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, ha aumentado la inflación, eso quiere decir que nuestro sol ha perdido su valor, ahora vale menos, ahora compramos menos. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, se han incrementado los precios de los alimentos. Ahora a las amas de casa no les alcanza el dinero que tienen y por lo tanto tendrán que comprar menos productos para el consumo familiar. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, usted, profesor Pedro Castillo, ha nombrado a personas cuestionadas en el aparato del Estado, ha creído que es su “chacra”, no le ha interesado la meritocracia, porque usted está en el cargo de Presidente por un accidente emocional de la población. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, su presencia ha hecho que las inversiones disminuyan, que los empresarios honestos no quieran invertir en un gobierno informal y dirigido por una persona que no está capacitada. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, los precios de los combustibles, gasolina y GLP, suben cada 15 días y fue un cuento chino la bajada del gas, que ahora está por encima de los 50 soles. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, el precio del dólar ha subido inimaginablemente, antes con 3,600 soles se podía comprar mil dólares ahora solo se puede comprar con ese dinero 878 dólares. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, el desempleo ha aumentado por la incapacidad del Gobierno de generar puestos de trabajo, eso se debe a que las empresas están cerrando y otras se están yendo del país.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, la delincuencia ha tomado todas las capitales del país, la inseguridad ciudadana reina, el sicariato se ha vuelto una noticia normal. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, el índice de pobreza ha crecido, ahora hay más pobres en un país rico, palabra de maestro. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, la ineficiencia en los ministerios es evidente ya que han colocado a personas que no están capacitadas para esos cargos. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, el cierre de minas lo único que ha ocasionado es ahuyentar los capitales y a nivel internacional nos ven como un peligro para las inversiones. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, han crecido los conflictos sociales y por lo tanto hay más protestas y tomas de carreteras por el discurso divisionista de Pedro Castillo y promesas que no puede cumplir. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, ha logrado Pedro Castillo infiltrar el magisterio del sindicato filosenderista y lo único que quieren es contaminar a los niños y jóvenes con el pensamiento marxista-leninista-maoísta. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, nuestras exportaciones han retrocedido y lo único que nos está salvando del colapso es el incremento del precio del cobre. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, vemos una parálisis en el agro, los agricultores están al borde de la quiebra, ya que los fertilizantes han subido. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, Pedro Castillo ha buscado conflictos con la prensa, porque no quiere que lo fiscalicen y hasta ahora no ha declarado a ningún medio de comunicación por su falta de conocimiento. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, ha logrado un blindaje a los corruptos, especialmente a “Los Dinámicos del Centro”, permitiendo que la mayoría de esta organización criminal fugue. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, se ha notado la repartija de puestos en el aparato gubernamental, a todos los que colaboraron en la campaña electoral les han dado cargos públicos aunque no sepan leer ni escribir. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, hasta ahora no se le ha escuchado decir ninguna crítica a su exsecretario de palacio Pacheco, a quien se le encontró en el baño 20 mil dólares y una fuerte suma de dinero en sus cuentas bancarias, además de haberse comprado hace unos meses una camioneta valorizada en más de 40 mil dólares. Pero Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

En estos 120 días de desgobierno y corrupción, se ha comprobado que Pedro Castillo es un mentiroso compulsivo, miente hoy, miente mañana y miente pasado mañana. Pero eso sí, para reunirse clandestinamente a altas horas de la noche fuera de palacio con empresarios, para eso sí es astuto. Porque Castillo prefiere usar la oscuridad al estilo de los mafiosos, de los delincuentes, para reunirse clandestinamente con proveedores del Estado.

¿Dónde están los indignados? ¿Dónde está la generación del Milenio?

Los que callan ahora son cómplices de esas reuniones clandestinas y mafiosas.

Señor Pedro Castillo, por el bien del país renuncie, antes que el pueblo que usted siempre pregona, lo saque de Palacio de Gobierno a la fuerza. ¡Usted está incapacitado para dirigir las riendas del Perú!
(Antonio Ramírez Pando)

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.