A raíz de los últimos eventos acontecidos en Argentina, tras la aprobación por la Cámara de Diputados del proyecto de ley del aborto hasta la semana 14 de gestación, es importante revisar en qué situación está el Perú sabiendo que está en la mira de la agenda internacional como el siguiente país en donde el aborto debe despenalizarse. Sin embargo, a pesar de que los pasos son firmes hacia ese objetivo, la mayoría de peruanos no está al tanto de cómo se van sembrando sólidamente todos los hitos para que en cualquier momento el aborto sea más que un proyecto de ley latente en nuestro país. Todo esto a pesar de que somos una nación que rechaza el aborto en su mayoría, tal como lo ha revelado una reciente encuesta elaborada por la empresa Escucha al Perú.

Según revela este estudio, realizado entre noviembre y diciembre de 2020 a nivel Lima (considerando que Lima es la zona más progresista del Perú por lo que los resultados se pueden extrapolar al resto del país), el 75% de los encuestados estarían en contra de la legalización del aborto. Además, es interesante señalar que son los NSE C-D-E quienes se oponen en más de un 80% a una ley de este tipo. Evidentemente, una encuesta de este tipo no será difundida por los medios de comunicación afines al Gobierno actual quien cuenta con una postura ideológica abiertamente progénero y proaborto.
Ahora bien, como ya hemos visto en distintos países, importan poco los valores que profese la mayoría de la población. Más bien lo que prima son las agendas particulares de ciertos políticos u ONG que mueven grandes cantidades de dinero para sacar adelante leyes que atentan contra la vida y dignidad de los ciudadanos. En esa línea, en el Perú existe un plan activo que busca ampliar el aborto terapéutico para que incluya en éste casos de violación, malformaciones genéticas en el feto y salud mental de la madre. De hecho, algunas instituciones abiertamente abortistas viene trabajando en esto desde el 2018.

Por ejemplo, desde ese año la Sociedad Peruana de Ginecología y Obstetricia – SPOG ha recibido un encargo internacional de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia – FIGO para promover el plan del Comité de Aborto Inseguro y así ampliar los alcances del protocolo del aborto terapéutico. Esta organización médica peruana ha sido escogida como la sociedad miembro en el Perú para implementar el plan abortista de la FIGO en 9 países más. Esto fue celebrado en Lima con un taller llamado “Barreras y Oportunidades para la defensa del aborto seguro en Perú”, en el Business Tower Hotel del 5 al 6 de abril de 2018. Luego se han organizado de manera sistemática y sostenida diversos eventos tanto presenciales como virtuales. Dentro de estos se han incluido sesiones en 15 hospitales en Lima y 8 filiales en provincia. Todos con el fin de lograr que el “aborto seguro” sea una realidad en el Perú a más tardar en marzo de 2022.

Sin duda, el camino para la defensa de los niños por nacer se vuelve cada día más empinado. No es secreto que en los últimos años diversas organizaciones y entidades públicas, como la Defensoría del Pueblo han presionado al Minsa por la modificación del protocolo del aborto terapéutico con el fin de incluir el embarazo adolescente. Igualmente, diversos acontecimientos han coadyuvado para que el poder esté concentrado en un solo grupo de poder que maneja la narrativa política a su favor silenciando a cualquier oposición. Hay que estar alertas. No falta mucho para que veamos una campaña activa para justificar el aborto libre, incluyendo a menores de edad. Tenemos poco tiempo. Y las crisis políticas alejan la atención de estos temas permitiendo que los lobbies abortistas avancen sin ningún impedimento. Sin embargo, sería bueno que los ciudadanos hagamos escuchar nuestras voces a los gobernantes actuales y a los candidatos para el 2021 para que sepan que sí es relevante su posición sobre el aborto para ver si les damos nuestros votos. Pero eso solo depende de nosotros.

Giuliana Caccia