¿Cuándo baja el gas? le increpó indignada en Breña, al profesor Pedro Castillo, una de las ocho millones de amas de casa que cocinan utilizando un “balón” de gas licuado de petróleo (GLP) de diez kilos que aún varios distribuidores continúan vendiendo a precios siderales, como se aprecia en la página web Facilito (Osinergmin-18/9/2021): Solgas-Lince S/ 65, Lima Gas-Magdalena S/ 57 y Zeta Gas-Lince S/ 57), pese a que ha retornado hace varios días (7/9/21) al Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC).

A fines de semana, la Sociedad Peruana de Gas Licuado (SPGL) -que agrupa a Solgas, Lima Gas, Primax, Caxagas, Costa Gas, Inti Gas y Llama Gas (en la que sólo falta Zeta Gas)- se presentó ante la Comisión de Libre Competencia del Congreso, negando cualquier concertación de precios, a la vez que señalaron que el alza se debe a la devaluación y los incrementos del precio internacional del GLP (Mont Belvieu) y de los fletes terrestres y marítimos.

Por el momento el Gobierno ha anunciado que espera una rebaja de S/ 11 por balón, porque gracias al FEPC, el kilo de GLP, que costaba en el Callao S/ 3.12, ha bajado a S/ 1.95, como tope máximo, es decir, la rebaja en un balón que contiene diez kilos es de S/ 11.70. Asimismo, no se puede pasar por alto que este subsidio no es peccata minuta, porque al comercializarse alrededor de 300 mil balones diarios, el fisco tendrá que asumir, anualmente, cerca a S/ 1,100 millones anuales que seguirán subiendo, porque la demanda de GLP sigue creciendo: los balones representan el 58% del consumo, los vehículos el 28% y las industrias el 14%.

En el pasado reciente, el FEPC para los balones en el periodo 2012-21 representó un desembolsó de S/ 3,000 millones, sin retorno, subsidio que se tuvo que cortar porque se generó un gigantesco mercado negro desde agosto del 2019 a favor del consumo industrial que pasó por las narices de Osinergmin y la SPGL y recién se destapó con el incendio en Villa El Salvador (23/1/2020).

La SPGL señaló en el Congreso que el 37% del precio final tiene como destino: la planta envasadora (14%) y la distribución (23%), mientras que 15% son los impuestos (IGV) y 47% el costo del GLP, sin embargo, con un precio final de S/ 57 (o S/ 65), a los envasadores y distribuidores les estaría tocando la parte del león (50%) del precio final, situación ventajosa que gozan las empresas integradas como Solgas, Zeta Gas, etc., que participan de toda la cadena: importan, envasan, distribuyen y comercializan.

Esta situación se refleja en los resultados del 2021. Solgas, subsidiaria de Copec del grupo Angellini (Chile), registra ventas por S/ 668.1 millones durante el primer semestre del año, es decir, un crecimiento de 58.8% respecto al 2020, mientras que su EBITDA (utilidad antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) alcanzó los S/ 42.3 millones, experimentando un incremento del 23.6%.

Otro tanto, sucede con Lima Gas, subsidiara de Lipigas del grupo Santa Cruz (Chile). Sus ventas en el primer semestre alcanzaron los US$ 32 millones, 42.3% más que el primer semestre del 2020. En cambio, no hay mayor información sobre Zeta Gas, del grupo mexicano Zaragoza (Juárez).

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.