Sea el mejor de los aplausos y el más sincero reconocimiento para los fiscales y jueces que cumplen su función dignamente, en respeto de los derechos humanos y la legalidad; pero sea anatema para aquellos que hacen de sus puestos públicos un estropicio del Estado de derecho, un destrozo del debido proceso y de la presunción de inocencia, como en el caso del profesor de escuela primaria Wilke Ferreol Rodríguez Espinoza.

La semana que pasó, esta corresponsalía, y otros medios como Radio Miraflores La Auténtica y Radio del Sur, hemos conocido más detalles sobre el vergonzoso proceso de investigación y el atroz juicio, plagado de nulidades, al que fue sometido desde agosto del 2013 el profesor Ferreol Rodríguez, para entonces con más de 25 años de ejemplar servicio pedagógico, y de no ser por las acusaciones falsas sobre su persona, hoy tendría más de 33 años de servicio al magisterio.

Pero, desde el “service journalism”, creemos en las instituciones del país, confiamos en que todavía hay fiscales y jueces bien capacitados, por lo que las lágrimas de su joven hija, Diana Rodríguez Acuña, no serán en vano y se abrirá paso a la verdad y la justicia para su padre que hoy es adulto mayor, debiendo ponerse fin a la condena de un inocente. La joven Diana es un ejemplo de amor de hija, y apenas con sus 23 años ha venido clamando dignidad e integridad ante el Ministerio Público y el Poder Judicial, provista de contundentes evidencias y del respaldo de muchos profesores, padres de familia y exalumnos que traen por tierra el plan que se urdió para hacer daño a su padre, docente en Huacaybamba (Huánuco).

Este tipo de noticias que pasan inadvertidas para los grandes conglomerados televisivos, que solo conjugan sus esfuerzos por el morbo y los antivalores, debe llamar a reflexión y a procedimientos de oficio por parte de los órganos de control interno del Ministerio Público y del Poder Judicial; empero, este miércoles 29 de septiembre, una joven de 23 años dirá su verdad, en defensa de su padre, y lo hará desde el programa matutino de Primo Koko, en Radio del Sur, siendo acaso su declaración ciudadana una que debe llamar la atención de los magistrados del país para que hagan mejor su trabajo y no como procedieron los funcionarios de la Primera Fiscalía Provincial de Huacaybamba y de la Corte Superior de Áncash.