POR: ROBERTO CORES

No sé si mi duende, que nuevamente me ayuda con su cuidado y gentileza, es el de las calzas verdes y la Barba Roja, Negra, o Azul, que podría ser pastel. En este tramo del camino ha intervenido con buena mano y curioso detalle en la foto de 1990 en Buenos Aires. Historia y seña de Yoelma Bravo Cuya con Arturo Guardia Bahamonde, El Morocho. La hice saliendo de su departamento en Scalabrini Ortiz, camino al hospital para recibir el nacimiento de Johnatan. Su primer hijo. Treinta años después, es el referente internacional en el listado de los Guardia Bahamonde.

El pasado domingo 31, golpeado por el nefasto coronado, cerrando una corta y sí que muy dolorosa secuencia de despedidas familiares, partió El Morocho. Yoelma sus hijos, los hermanos, quedaron desolados. Johnatan con Borbara Sommer esperando primogénito. Fiamma, cuidando los días del suyo, guahuito, primer nieto de Arturo.

En Chorrillos, su casa y amigos tendrán a la mano y en reserva muchos buenos y bravos recuerdos. En El Morocho, su restaurante, estilo y territorio frente al malecón y mar de Chorrillos, Arturo con Yoelma, con el tesón, alegría y los antiguos secretos familiares de trabajo y sabores aprendidos de Sonia Bahamonde de Guardia, Sonia, su madre, recrearon los famosos cebiches, las chitas al ajo y con el equipo de ayudantes en la cocina y atención abrieron nuevas opciones en la oferta culinaria de Chorrillos, escenario de nuestra querida Sirena de mar y tierra. Con el ejemplo derecho, la chispa y humor de su padre, El Che, Freddy Guardia, Arturo se condimentó y completó. Lo extrañaremos.

Allende los mares Freddy es famoso por las historias vividas en la cubierta de su bote Caracol y sus rimas con los pies en tierra. Por Balandra es familiar de José Olaya, chorrillano mártir de la Independencia. Razón que lo hace muy apropiado para ser nuestro personaje escogido para esta página Bicentenario. Lo tengo en la tanda de 2019 “Después de la Misa”, por el aniversario de la partida de Sonia. Está como papá, abuelo y cresta de la Nueva Ola en la buena marea de hijos nietos sobrinos primos con quienes navega permanente el éxito de Sonia.