El «cuentazo» de las AFP

El «cuentazo» de las AFP

Mientras la Bolsa de Valores de Lima cae -3.8% en el 2022, las AFP, que yacen moribundas, vuelven a sufrir otro estertor: el fondo 1 –“el más seguro”- cae -8.21%, siendo AFP Prima la peor: -8.91%; el fondo 2 pierde -10.47%, siendo AFP Profuturo el colero: -11.52%, y el fondo 3 pierde -9.61%, siendo AFP Integra la última: -11.89%, en plena tempestad de los mercados financieros (el Dow Jones -14%, S&P 500 -18.1% y Nasdaq -27.4%).

Sucede esto porque la cartera administrada por las AFP que asciende a S/ 123,884 millones, que supuestamente tendría que tener invertido en el exterior sólo el 40% y 60% en el mercado local (según José Larrabure, gerente de Inversión AFP Prima 20/5/22), en realidad supera largamente el 50% en inversión foránea con los llamados “sintéticos” de la cartera de los fondos locales.

Estas terribles “mochadas” que sufre cada fondo individual y que provocan la angustia de 8.4 millones de afiliados, a la vez que su furia, al reparar que las AFP vienen percibiendo cuantiosas utilidades en el primer trimestre del 2022: AFP Prima S/55 millones, AFP Profuturo S/ 42 millones, AFP Integra S/ 36 millones y AFP Habitat 18 millones. Tantos millones para los accionistas -que en el 2021 ascendieron a S/ 554 millones- se retribuyeron igual forma: la plana gerencial de la AFP Profuturo y AFP Integra, recibió 9 millones cada una y la de AFP Prima S/6 millones (SMV).

Sólo puede explicarse que enceguecido estos brillos del becerro de oro, el gerente general de AFP Integra Aldo Ferrini haya confesado: “No vimos el nivel de pensión que tiene el ciudadano” (La República 11/2/22). Pero, quién comparte este deslumbramiento es Óscar Graham, el ministro de Economía, porque al oponerse al “rompanfilas” del sexto retiro de los fondos (4 UIT =S/ 18,400); que sumado a los cinco retiros previos acumula el 50% del pico de la cartera administrada, señaló: “carece de un estudio matemático y actuarial que justifique algún beneficio para la sostenibilidad del Sistema Privado de Pensiones” (SPP).

No se requieren sofisticados cálculos para constatar que el SPP es un cuento como CLAE: nunca se termina de recuperar la inversión. Como para niños: si a Juan Pérez le toca jubilarse a fin de año a los 65 años y se afilió a una AFP desde su creación (1993), y viene trabajando desde los 23 años percibiendo un sueldo constante de US$1,000, hoy por hoy, recibirá una pensión que bordea los US$ 200 (20%).

Pese a que las AFP le han descontado entre aportes y comisiones en este periodo de 29 años (1993-2022), entre pucho y pucho, el equivalente a 48 sueldos, a lo que debería agregar el bono de reconocimiento por 12 sueldos de su vida laboral entre 1981 y el 2003, lo que hace un total de 60 sueldos (US$ 60,000) sin considerar ni agregar las ficticias rentabilidades que propagadas por los gurúes de turno han sazonado nuestra existencia.

En conclusión, si nuestro Juan del cuento vive hasta los 76.5 años (esperanza de vida en el Perú) sólo le devolverán en vida no más de 28 sueldos (US$28,000) en escuálidas pensiones mensuales. Sólo aquellos longevos privilegiados que alcancen a vivir hasta los 90 años podrán despedirse con una sonrisa sabiendo que al partir se fueron “tas con tas” entre pensiones recibidas y los descuentos de las AFP.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.