El cuento del pollo y la inflación

El cuento del pollo y la inflación

A la historia que el profesor Pedro Castillo contaba de “el pollo y el niño” ahora podrá añadir un nuevo cuento: “el pollo y la inflación”. Esta ave ha volado hasta situarse a S/ 10.40 el kilo, desde los S/ 8.50 en que se encontraba en Fiestas Patrias (28/7/21). Un salto de S/ 2 en la primera semana de gobierno. El revoloteo de este “plumífero” viene alterando los nervios de su “tocayo” Pedro Topiltzin Francke, titular del ministerio de Economía y Finanzas (MEF), y también la de sus fans, qué sostenían “que su sola presencia había calmado los mercados” (El País 30/7/2021). El nuevo “Chicago Boy“ (Cerrón Dixit) argumenta que este vuelo del polluelo se debe a que “el precio del maíz se ha duplicado a nivel internacional” (El Comercio 8/8/2021); sin embargo, esta afirmación no es exacta, según el BCR: “el precio del maíz cayó 11.7 % en julio y 2% en agosto” (Nota Semanal N° 28) acumulando una caída de 17% desde principios de mayo (de US$ 285/ton a 238) .
El pollo no es un actor secundario. Los productores del sector como San Fernando, Redondos etc., facturan anualmente US$ 2,000 millones, porque cada familia consume alrededor de cuatro kilos semanales del bípedo (Minagri). Si en el pasado verano gastaban en pollo S/ 100 mensuales, ahora la cuenta es de S/ 180. Pero, el pajarraco no está solo en las nubes, además lo acompaña el billete verde. Cuando Francke llegó al despacho del jirón Junín, el tipo de cambio interbancario arrancó en S/ 4.055 (lunes 2), pero, cinco días más tarde (viernes 6), cerraba en S/ 4.096, mientras en las calles se vendía en S/ 4.11, pese a que el dólar debería estar volando bajo, porque contamos con “el superávit comercial más alto de la historia: US$ 12,294 millones” (BCR).
Para contener este “hipo”, el instituto emisor lanzó un “paquete” por US$ 2,300 millones (US$ 565 millones en venta cash), esperanzados que el flamante ministro -que viene de sus canteras- consiga “pisar pelota” y no lo aqueje el síndrome “Benavente”, que gozando de “buena prensa”, no tuvo gol con la blanquirroja. Estos temblores diarios, que no paran, los empresarios los trasladan a mayores precios, pese a que el ministro Francke se solaza “con la inflación anual de 3.81% que es menor a la de EEUU de 5.4%”.
Dos realidades: el MEF y el mercado. Las carnes han subido 8%, pescados 9%, aceite para freír 33%, etc. Para remate, los combustibles se han elevado en 32%, por la onerosa Refinería de Talara y el oligopolio chileno-mexicano del GLP. Empero, el ministro conoce que esta modesta inflación del INEI se calcula con una obsoleta canasta de consumo “limeña” (2009). Un estudio del BCR afirma “que en una muestra de países en que el banco central fija meta de inflación como el Perú, sólo la “canasta” de Turquía nos supera en antigüedad (2003)”. Según el FMI, dicha canasta debe ser actualizada cada cinco años.
Una prueba de este “engaña muchachos”, es que en los índices de precios que el INEI ha cumplido con actualizar al 2013, la inflación es el triple. Pruebas al canto: inflación “Al por Mayor a nivel Nacional” 10.32%, “Maquinaria” 10.07% y “Materiales de Construcción” 11.95%.
Y colorín colorado, este cuento del pollo volador se ha acabado.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.