El presidente Sagasti, la premier Bermúdez y el gabinete en pleno se vienen burlando de los peruanos.
Basta revisar la Resolución Suprema No. 244-2020-PCM, del 30 de diciembre del año pasado, donde se resuelve “Delegar en el/la Titular del Ministerio de Salud (Pilar Mazzetti), la facultad de suscribir en representación de la República del Perú, los contratos a los que hace referencia el Decreto de Urgencia Nº 110-2020”.

¿Y qué dice el Decreto de Urgencia No. 110-2020? En su Artículo 3, contempla el “Convenio de cooperación técnica con organismos internacionales, asociaciones u organizaciones para adquisición de vacunas contra la covid-19”, inciso 3.1 “Autorízase, durante el Año Fiscal 2020, al Minsa para efectuar adquisiciones de vacunas contra la covid-19, a través de organismos internacionales u otras formas de asociación u organización conformadas con dicho fin.

Para tal efecto, la titular del Minsa suscribe convenios de cooperación técnica u otros de naturaleza análoga, incluidas sus adendas con dichos organismos internacionales, asociaciones u organizaciones” y en el Artículo 6 “El presente Decreto de Urgencia tiene vigencia hasta el 28 de julio de 2021”.

Sin embargo, al día de hoy no existe resolución suprema, ni decreto de urgencia que deja sin efecto tal delegación de facultades, otorgada a Mazzetti.

Por lo tanto, existe un engaño de parte del Ejecutivo, ya que al renunciar Mazzetti, no se ha nombrado a nadie para firmar los contratos.

Basta revisar las Normas Legales del diario oficial El Peruano y la última resolución suprema de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) es el retiro de las gracias a Mazzetti, tras su renuncia el 12 de febrero último, por lo tanto desde dicha fecha a hoy, no hay ningún contrato suscrito para la provisión de las vacunas.

En menos de un año de la pandemia del coronavirus han pasado 6 ministros por dicha cartera, Elizabeth Hinostroza Pereyra, Víctor Zamora Mesía, Pilar Mazzetti Soler, Abel Salinas Rivas, Pilar Mazzetti Soler y Óscar Ugarte Ubillúz.

La premier Bermúdez afirmó: “Espero que todo este ruido, que es inevitable que se produzca, no retrasen la firma de este contrato porque sí contamos con esos 2 millones de vacunas para el mes de marzo y los siguientes lotes que empezarían a llegar el mes de abril”, señaló en Panorama. Revelando que en “un par de días antes” de que se dé a conocer que funcionarios fueron vacunados en secreto con dosis destinadas al personal a cargo del estudio clínico de Sinopharm en el país, “el contrato” de compra de vacunas para marzo había regresado a China para “algunos ajustes”. “Los 37 millones restantes teníamos un primer cronograma que nos iban a entregar 2 millones de vacunas en el mes de marzo, pero para eso tenemos que firmar el contrato”, señaló.

Sería conveniente por la higiene política del país que la premier demuestre quién está facultado para firmar los contratos de acuerdo al ordenamiento constitucional y jurídico, ya que en El Peruano no hay ninguna norma.