Se ha generado un debate apasionado en las redes sociales entre los que defienden el Capitalismo como garantía de Libertad y Democracia, y los que creen en el Comunismo como la única vía salvadora para los pueblos que sufren injusticia social endémica a consecuencia de un capitalismo mercantilista explotador de los trabajadores, que mantiene a los pobres en condiciones de pobreza.
Imagino a los miembros de la élite extranjera que nos está colonizando bajo su Nuevo Orden Mundial, reírse a carcajadas de nuestro inútil debate afianzador del conflicto entre ricos y pobres, entre izquierda y derecha, que ellos mismos han fomentado para mantenernos entretenidos, mientras ellos avanzan con la imposición de la nueva ideología política a la cual someten a todos los gobiernos sean de izquierda o derecha: el GLOBALISMO.
Sí, el Globalismo, esa ideología política que hasta está en los libros escolares del Minedu, conjuntamente con el Generismo y el Anticristianismo, buscando imponer un nuevo sistema de cosas donde el Comunismo y el Capitalismo que conocimos habrán desaparecido, para dar lugar a una nueva sociedad sin libertades y sin derechos, donde la élite, bajo la imposición de dictaduras nacionales, establece regímenes económicos capitalistas de ultra derecha con control absoluto del Estado, pero al servicio de sus propios intereses.
Estamos hablando del desarrollo ideológico político más perverso que conoció la humanidad, una mixtura entre Comunismo de Estado para imponer los cambios de modo dictatorial y absolutista, y un Capitalismo mercantilista en que las transnacionales de la élite globalista son las que dominan el mercado y todos los procesos productivos con el favor de un Estado controlador que recibe dictados del Gobierno Mundial. El sinceramiento de lo que ya viene ocurriendo, pero incorporado a la Constitución y a las leyes.
Para quienes hablan de votar por la Democracia y contra el Comunismo, déjenme advertirles que están en un grave error, porque el Globalismo se viene imponiendo en el Perú desde 1990, y la propuesta de la candidata Fujimori es seguir el derrotero de su padre, tan igual de peligroso como seguir el plan de Cerrón, para vulnerar libertades y entregarnos al Nuevo Orden Mundial, al que le da lo mismo que el gobierno sea de izquierda o derecha, con tal de que cumpla sus planes, de lo contrario, lo elimina.
Trasciende que Castillo, quien no es miembro de Perú Libre, estaría concluyendo plan de gobierno diferente, crucial conocerlo.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.