El país vivirá el día de mañana una de sus horas más delicadas en lo que va de estos dos últimos siglos. De la decisión que tome usted, amigo lector, dependerá si optamos por el camino del cambio con responsabilidad o del abismo del que no podremos salir en una buena cantidad de años, tal como suele ocurrir en algunos países totalitarios que existen en el mundo. Podría decirse que nuestra democracia está en peligro y se juega sus horas aciagas. Sin embargo, nada está dicho ni menos perdido. Todo dependerá de nosotros que con nuestra sabia elección habremos de impedir que el comunismo capture el poder o permitir que nuestra democracia salga fortalecida. Usted decidirá.

En cualquiera de los casos, nuestra elección tendrá profundas consecuencias en la vida futura del país, lo que supone que debemos actuar con total realismo, privilegiando el voto racional a lo emocional, pensando en nuestra democracia que aún con sus imperfecciones es la mejor y más recomendable para mantener una convivencia pacífica entre los peruanos.

A lo largo de estas últimas semanas hemos tenido oportunidad de conocer mejor a los candidatos. El líder de Perú Libre, Pedro Castillo, inició su campaña, tanto en la primera vuelta como en la segunda, proponiendo al pueblo luchar por una nueva Constitución Política debatida y aprobada por una Asamblea Constituyente. Castillo considera que la actual Carta Magna es poco menos la causante de todos nuestros males.

Castillo propone cambiar la “economía social de mercado” que establece la Constitución actual por una “economía popular con mercados”, cambiar al Estado “supervisor” por un Estado “interventor, planificador, innovador, empresario y protector”, y renegociar el reparto de utilidades de las empresas extractivas transnacionales. Es lo que repitió, con ciertos altibajos, en su precario lenguaje durante sus presentaciones públicas por calles y plazas del país y en el debate nacional. Él es un profesor de primaria y exrondero de Cajamarca, su tierra natal. Saltó a la notoriedad el 2017 al dirigir la huelga magisterial al frente de una organización impulsada por el Movadef, considerada como el brazo político de la organización terrorista Sendero Luminoso.

La candidata Keiko Fujimori es la líder de Fuerza Popular. Estudió Administración de Empresas en la Universidad de Boston (EE.UU.) y obtuvo una maestría en el mismo campo en la Universidad de Columbia (EE.UU.). Ella defiende la actual Constitución y en su plan de gobierno, “Rescate 2021”, propone el “desarrollo de una verdadera economía social de mercado” que promueva “el trabajo formal, el desarrollo de emprendimientos, las asociaciones público-privadas y la inversión sostenible y socialmente responsable”. Su plan de gobierno también promete fomentar “una sana convivencia entre la agricultura y minería”. Además se ha manifestado en contra de la eutanasia y la interrupción del embarazo —aunque no en caso de aborto terapéutico — y a favor de “legislar la unión civil desde la perspectiva patrimonial”. Su discurso ha sido, a lo largo de la campaña, de abierta convocatoria y unidad entre os peruanos, muy lejos de fomentar el odio, la división y la lucha de clases. Dependerá de nosotros escoger a cualquiera de estas alternativas. El futuro de nuestra democracia y del país está en nuestras manos. Yo, por lo menos, adelanto mi decisión de elegir la democracia y la libertad para todos los peruanos.

En estos días, se comenta que en caso Perú Libre pierda las elecciones serán gestores de desmanes a nivel nacional, lo cual ha generado la preocupación de la ciudadanía que con temor aguardan los resultados electorales. Si es así, los dirigentes y partidarios de PL serían unos zopencos, estarían desperdiciando su caudal electoral demostrando que de demócratas y políticos solo tienen la apariencia, y si una careta propia de un carnaval. Si ocurren los desmanes provocados por agitadores de PL, nunca más tendrán la oportunidad que hoy se les ha presentado, y confirmarían que sus mentores no son sino una recua de comunistas vinculados a sendero luminoso que viven solo para generar el caos, importándoles un bledo el Perú. VAMOS CON FE.