Nuestro Bicentenario y el gobierno de Pedro Castillo se iniciaron en el Congreso de la República, con un mensaje a la Nación mencionando que nuestra población desde la época de la Conquista, sigue subordinada, olvidando que toda América y parte del mundo fueron conquistados y que en el Perú, ya nos han gobernado presidentes que nacieron con menos oportunidades, como Sánchez Cerro, Velasco y Toledo.
De todos modos, debo reconocer que es mérito de Castillo el obtener la Presidencia, pero debe tener presente que lo más importante es lograr un gobierno de unión y progreso para todos los peruanos.
Su primer mensaje Presidencial, con sombrero (sin sol) y vestimenta copiada de Evo Morales, ha sido analizado con diferentes enfoques de la población y prensa. Dentro de lo positivo y esperanzador mencionó seguir la lucha contra la Pandemia, la reactivación económica, las mejoras de servicios de salud, educación, justicia, descentralización, abolición de la corrupción, aclarando que respetará la propiedad privada, despejando temores de expropiación de viviendas, dinero etc. apoyo a la tecnología, la generación de trabajo (un millón de puestos) e inversiones en mega construcciones de infraestructura, entre otros.
Pero a la vez ofreció sumas altas de dinero a diferentes programas sociales de apoyo a todos los Gobiernos Regionales y Municipalidades, evidenciándose llevar adelante un gobierno negativamente “populista”. No mencionó las mejoras necesarias para la PNP y más bien propuso incluir en el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana a los Ronderos, lo que va a generar interferencias en el adecuado manejo de la seguridad pública y con el anunciado ingreso libre a las Universidades, la calidad educativa universitaria, disminuirá.
Además, reiteradamente insiste en el cambio total de la Constitución, lo que no es prioritario y traerá mayor división del País, paralizando su desarrollo, alejando las imprescindibles inversiones que generan trabajo y disminución de la pobreza. Inclusive, Castillo sostiene que al lograrlo podrá nacionalizar o expropiar las inversiones Mineras extranjeras, sin comprender que ésta importante actividad, demanda inversiones enormes que ni el gobierno ni los privados podrían alcanzar.
Igualmente convencerse que el Perú es minero. Además, con Chile somos los mayores productores de cobre del mundo y sería interesante “pensar en grande”, como lo que propone el Ing. Roque Benavides, de crear un Centro de industrialización del Cobre en coordinación con el gobierno y privados chilenos.
Posteriormente durante la conmemorativa ceremonia en las Pampas de Ayacucho, tomó juramento al Primer Ministro Guido Bellido, cuestionado por su investigación por delito de apología al terrorismo, aumentando las divisiones y preocupaciones en la población, sumándose una improvisada y desordenada juramentación del primer Gabinete, con Ministros que desconocen los problemas de sus sectores, previéndose que su gestión será ineficiente y producirá atrasos en lograr un Perú mejor.
De todos modos, en esta incertidumbre de llevarnos al nefasto comunismo, esperemos que Castillo gobierne en unión y democracia por el bien del país.
Finalmente, en esta difícil coyuntura, es necesario que el Presidente comprenda que el Perú necesita construirse positivamente y no destruirlo, al implementar medidas extremas que nos encaminen a sistemas de gobierno autoritarios y fracasados.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.