Con la presencia de personajes que se pasean por palacio de gobierno, ministerios y demás instituciones públicas entrevistándose con los funcionarios del más alto nivel, a nadie con un dedo de frente le puede quedar la duda de que tenemos a Sendero Luminoso en el poder.
Tampoco queda duda alguna que el gabinete ministerial está conformado por sujetos altamente preparados como activistas políticos con una ideología totalitaria, no son expertos en gobernabilidad ni están en los puestos ministeriales o funcionales de alto nivel para desarrollar ninguna política general de gobierno, sino para activar las directivas políticas del Partido Comunista para la toma del poder estatal desde el interior de cada institución pública.
Que se esté produciendo una ruptura al interior de la coalición que llevó al poder al presidente Castillo con un escenario en el cual Vladimir Cerrón se ha convertido en una piedra en el zapato que debe ser excluido de inmediato, tal hecho no significa políticamente nada sino solo una anécdota en la eterna lucha de poder entre izquierdistas radicales.
Del mismo modo, que generen contradicciones públicas al mostrar abiertamente y defender sin ningún pudor a ministros con vinculaciones a movimientos terroristas, tampoco es algo que les interese demasiado porque este es un método eficaz de distracción que les permite ir ganando tiempo para consolidar su control en la estructura del poder estatal.
Ahora su tarea principal es continuar debilitando al Congreso, destruir la Contraloría, eliminar el control de producción de drogas, debilitar a las FFAA en el Vraem, continuar con el control absoluto del Ministerio del Interior y de la PNP, especialmente de las áreas Dircote y Dini, tener cuanto antes definido el presupuesto para comenzar a ganar adeptos funcionales y, en su momento, apoyo de gobiernos regionales y locales, así como consolidar la constitución y registro del partido magisterial preparando el camino para generar condiciones de convocatoria a una Constituyente, entre otros.
En este contexto resulta más que ingenuo concederle tregua a un gobierno que definitivamente nos lleva por el camino chavista, tal cual lo tiene escrito en su plan de gobierno, de modo que la oposición no puede dormirse en sus laureles sino que toda clase de control debe estar permanentemente activado para descubrir traiciones y convicciones democráticas, generar liderazgos con credibilidad y que los colectivos populares produzcan nuevos líderes, especialmente en la juventud porque es su futuro el que está en juego y ya deben tomar conciencia de que, si los mayores que sufrimos el terrorismo, la inflación, la extrema pobreza en el país, levantamos nuestra voz de alerta y protesta, es por ellos, porque no queremos una nueva generación perdida.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.