El gran teatro y la sinfónica

El gran teatro y la sinfónica

Al observar la sincronía, se me ocurre pensar en espadas que se levantan solemnes y cruzan cuerpos, según la decisión del dios que los dirige. En el fondo, mientras el filo de estas armas blancas realizan movimientos rápidos o tenues, se originan movimientos telúricos telúricos. Y a un costado, palpitaciones poderosas acompañadas por los sonidos del viento. El dios que los guía, domina el tiempo: lo acelera o contiene; también la potencia, como si fuera Neptuno, mueve las olas, de leves a medianas o maremotos, según su capricho.

Así lo percibí, el viernes pasado, cuando la Sinfónica Nacional del Perú se presentó en el Gran Teatro Nacional. La ocasión fue un recital de Tchaikovski y otro de Brahms, bajo el título “Dos testimonios musicales”. El director, para esta ocasión, fue el inglés Stefan Asbury, quién ya ha dirigido orquestas de la talla de la Sinfónica Nacional de China o la Filarmónica de Auckland. El concierto inició con el ruso. Cuatro partes, al finalizar la primero, la galería, emocionada, aplaudió, yendo en contra del protocolo de un concierto sinfónico. Fueron los chelos la base de esta primera parte; su sonido parecía darle el compás a los latidos. El director, con movimientos precisos, silenciaba a la orquesta, como quien  apenas se detiene antes de caer al precipicio, para luego continuar con una precisión impecable, tal vez lo más llamativo de esta sección.

La segunda parte del concierto fue Brahms. Mientras que en la primera, los sonidos graves fueron el centro de la atención; en esta segunda, los crescendos de los violines nos conmovió a todos. La potencia se incrementaba, junto a los demás instrumentos y jugaba con la expectativa del público.

Una nota aparte merecen los flautistas y la delicadeza de su interpretación, sin adelantarse, ni titubeos: bella interpretación

Por supuesto, el espacio del Gran Teatro Nacional embellecía la música, es un espacio de primer nivel. Queda un último concierto este año, estemos atentos.

Por Antonio Moretti

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.