La Policía Nacional del Perú, como otras instituciones de la República, llámese Tribunal Constitucional, Fiscalía de la Nación, Ejército, Marina de Guerra o Fuerza Aérea, están en peligro. A las mega corporaciones y cuatro banqueros globales multibillonarios, que son los dueños del Tesoro de los Estados Unidos (FED) o los mandamases en el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, no les conviene que haya entidades públicas que defiendan la soberanía de los Estados.

Como contraparte a las instituciones republicanas, esas poderosas corporaciones privadas, que traicionan la verdadera economía de mercado e insultan la sana competencia, lo que hacen es crear fundaciones y matrices de las ONG, destinando varios millones de dólares para sus “ONG satélites” con sede en países emergentes como el Perú. A esos magnates, que controlan la FED, el FMI y el BM, no les interesa el desarrollo de nuestros pueblos sino el flujo continuo de los recursos naturales, riquezas y dinero desde los países pobres hacia los centros de poder mundial.

En Perú son conocidas esas ONG que reciben donaciones provenientes de las fundaciones multibillonarias de EEUU y Europa, sabiendo estas que debe mantenerse dominada tanto la oposición política como los gobiernos en más de 190 países. Es decir, ellos plantean que la crítica y el cuestionamiento a su poder tienen que estar bajo un control absoluto y mediante la supervisión de sus “ONG satélites”.

En este marco aparecieron las ONG de izquierda en Perú, donde los comunistas y socialistas seudo revolucionarios de los sesenta y setenta no encontraron mejor negocio que abandonar a sus viejos “dinosaurios” como el Partido Comunista-Unidad, el Partido Comunista-Mayoría, el PSR, el PCR, la UDP, el MIR, Vanguardia Revolucionaria y hasta UNIR, para crear sus ONG y con ellas traicionar a la República y la juventud.

Hoy vemos que, gracias al dinero de las ONG imperialistas, los izquierdistas peruanos se conectan con la crema y nata caviar internacional, la CIDH y la mediocre OEA. También cogobernaron con Paniagua, Toledo y Humala, controlando a un sector de artistas (actores desinformados), esos que apoyaron a Susana Villarán y Odebrecht, pero hoy manipulan a los presentadores de los canales de TV, buscando cumplir la agenda corporativa global: destruir la soberanía de la República, de momento eliminando el “Grupo Terna” de la PNP y al partido político Fuerza Popular, empero mañana ¿quién seguirá?

@RafaelRomeroVas