Un ‘vidente’ asesoró las decisiones de Vizcarra durante los casi tres años que fue presidente. Así lo afirma el periodista Carlos Paredes en su libro ‘El Perfil del Lagarto’. El asesor esotérico era el segundo más importante según el periodista y ya aceptó públicamente haber sido “guía espiritual” del pillo. El pseudo profeta se hace llamar Hayimy y es conocido por sus esporádicas apariciones televisivas en programas de espectáculo y por sus predicciones en ‘Radio Exitosa’. El señor Hayimy acepta haber visitado a Vizcarra en Palacio (al menos veinte veces, según Paredes), pero que no tuvo relación con las decisiones políticas que tomó. Cosa muy distinta se lee en el fragmento de “El perfil del lagarto”, publicado el viernes en ‘Hildebrandt en sus Trece’. Allí se revela cuánto creyó y escuchó Vizcarra a Hayimy.

Cada quien tiene derecho a ganarse la vida como mejor le plazca, pero quien lidera un país no puede tomar decisiones de Estado basándose en las alucinaciones de nadie. Hayimy no es ni por asomo un Apu, un chamán o un representante de algún pueblo originario conocedor de las necesidades de su gente, de las plantas que les curan y están desapareciendo o del choque cultural que supone la modernidad representada por las empresas, con los millones de peruanos andinos sin documentación que proteja sus propiedades y, por tanto, parias del capitalismo, víctimas del libre mercado.

Solo un ignorante, supersticioso e incapaz recurriría a un ‘vidente’ para recibir consejo de cómo gobernar. El señor Hayimy deber ser una buena persona, pero debe seguir en lo suyo, inventando historias edulcoradas a las señoras que quieren saber si el marido tiene otra o dándole consuelo a quienes han perdido a algún ser querido y necesitan escuchar que están tranquilos y felices en el más allá. ¿Entre sus visiones este asesor habrá visto a Vizcarra tras las rejas?
Según el periodista Carlos Paredes, Hayimy solía ingresar clandestinamente a Palacio de Gobierno. Parece que el secretismo es la debilidad de Vizcarra: el amigo secreto Swing, la inmunización secreta de Sinopharm y los contratos secretos con ese laboratorio de la China comunista. Pronto, sin duda, conoceremos cuál es su arreglo secreto con Daniel Salaverry para que este le haya dado el número uno en la lista congresal de Somos Perú.

El pobre diablo de Hugo Chávez hundió a Venezuela por abrazar el comunismo y seguir los consejos de brujos. David Placer investigó este tema a fondo y publicó el libro ‘Los brujos de Chávez’. Placer, declaró al diario El Mundo, de España, que “Las prácticas santeras surgen con el chavismo gracias a la influencia de Fidel Castro, que aprovecha la superstición de Chávez para introducir a los santeros en todas las instituciones del Estado”. Se formó así una red de espías que recababan información fungiendo de guías espirituales.

¿Esta infestado el gobierno en todos sus niveles por colegas del señor Hayimy? ¿Los peruanos somos espiados por ‘videntes’? ¿El ingeniero Sagasti o su premier Violeta Bermúdez también son brujeros? Protégenos, Señor.