Estamos acostumbrados a hablar siempre de los equipos grandes del Perú. Alianza Lima, Universitario de Deportes y Sporting Cristal siempre son el centro de atención y, por lo general, los equipos de provincia son subestimados o simplemente dejados de lado. Para analizar un poco la crisis que vive el fútbol peruano a nivel de clubes desde hace ya unas décadas atrás, se tiene que mencionar la centralización que existe en el país en torno a esto. En las ligas más competitivas del continente, no son solo dos o tres equipos los que dan la talla a nivel internacional, son casi todos.
Sería muy injusto decir que los “tres grandes del Perú” no han tenido participaciones dignas en Copa Libertadores o en otro torneo continental, incluso han estado muy cerca de conseguir un galardón internacional. Sin embargo, lamentablemente, desde hace varios años atrás, Alianza, Universitario y Cristal solo son grandes acá: cuando tienen que enfrentar incluso al equipo más modesto de otra liga sudamericana no dan la talla, no compiten, no generan. Caso contrario es el de FBC Melgar, equipo que sí está compitiendo, equipo que es líder en su grupo por la Copa Sudamericana, equipo que está dejando en alto en nombre del Perú.
Y si se tiene que hablar de clubes de provincia que dejaron en alto el nombre del país, no se puede dejar de mencionar a Cienciano del Cusco. Aquel Cienciano que se plantó ante River Plate en el majestuoso Estadio Monumental de Argentina, y que en el Estadio de la UNSA en Arequipa logaría lo que ningún otro club peruano ha logrado hasta el día de hoy: conseguir un título internacional. Cienciano no solo ganaría la Copa Sudamericana en aquel lejano año 2003, sino que tras una tanda de penales en la que Óscar Ibáñez se haría gigante, se proclamaría campeón de la Recopa Sudamericana ante el campeón de la Libertadores, Boca Juniors.
Se debe apostar más por los equipos de provincia, se les debe dar más protagonismo. Si queremos competir de una mejor manera a nivel de clubes, es necesario el trabajo arduo y en conjunto en el fútbol peruano. Estos modestos equipos les están dejando una enorme lección al país entero: que, sin mucho, se puede lograr grandes cosas.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.