Como todos los 28 de Julio, los presidentes dan un mensaje a la Nación y normalmente son largos y están referidos a los programas a efectuarse y un recuento de lo realizado. Es tradición que el mismo día, la prensa, los políticos y comentaristas, lo analicen y lo critiquen, al no haber aceptado sus deficiencias, al no tocar u olvidarse de informar de algo importante y que sus programas a efectuar serán difíciles de ejecutar.

En relación con el mensaje del presidente Vizcarra, gran parte de las críticas están dirigidas a que no se ha disculpado por la serie de deficiencias frente a la pandemia, la que ha causado la pérdida de un elevado número de ciudadanos. Se le criticó, además, por ser populista repartiendo bonos con cantidades altas de dinero, mantener la larga cuarentena y por no evitar que la economía del país caiga hasta un 12% o 15% del PBI.

Estas críticas, en gran parte, son válidas. Y no se debe olvidar que el Gobierno, alejado del sector productivo del país y al tener confrontaciones con el Congreso, llegó al extremo de cerrarlo, prohibir la reelección de los congresistas, terminándose con uno nuevo, peor que los anteriores y que dispara leyes que van en contra del desarrollo y la modernidad del país.

En resumen, el corto Gobierno del presidente Vizcarra no estaría dejándonos un legado importante, a pesar del reconocimiento a sus esfuerzos y persistencia, en bajar la elevada corrupción existente.

Retornando a su último mensaje y dejando de lado las críticas recibidas, podemos y debemos poner atención a algunos temas que estimo son interesantes, para que en las próximas elecciones logremos tener un buen presidente y Congreso.

Él ha expresado “quratendiendo a la demanda ciudadana de unidad, debemos convocar a todas las fuerzas políticas a construir un nuevo acuerdo básico EL PACTO PERÚ” agregando su invitación a construir un pacto patriótico que siente las bases de un Perú, que nos permita consolidar la democracia, permitiéndonos avanzar como país y con ocasión del Bicentenario.

Este pensamiento en principio coincide con mis últimos planteamientos, que para lograr un buen gobierno es necesario, a raíz de los problemas que tenemos en Salud, en nuestra economía en lo social y en lo político, que es imprescindible la unión de varios partidos democráticos y responsables y lograr elegir un buen Presidente independiente y donde los representantes al Congreso, como los ministros, provengan de los mejores elementos que tenga esta alianza y acompañada por ciudadanos independientes que tengan espíritu y deseos de acompañar en lograr un Perú mejor y reduciendo la pobreza.

Indudablemente, un equipo de Gobierno de unión y con visión podrá desarrollar la Minería, la Agricultura, la Construcción y el Turismo, entre otros, que redundará en un apropiado crecimiento con ocasión del Bicentenario y permitirá tener una mejor educación, salud, seguridad y apropiada infraestructura. En ese sentido, este tema debió tener prioridad; y debería rescatarse dentro de todo el caos que ha golpeado el país en estos meses.