Dos de las tres hermanas publicaron esta semana sus encuestas, como es usual arrojaron resultados similares. Lescano aparece en ambas en segundo lugar.

El congresista Lescano, uno de los mejores comunicadores de la clase política tradicional con el agregado del más descarado populismo en sus propuestas, parece el nuevo instrumento elegido para atemorizar al electorado promoviendo el antiizquierdismo. Este es el truco para que los electores, amedrentados por la amenaza del comunismo, voten por el “mal menor”, tal como en 2016 votaron por PPK para que Verónika no pasara a la segunda vuelta.

En este caso, agitar el antiizquierdismo es la estrategia que conviene a los despojos del poder vizcarrista. Su objetivo va a ser ahora promover el paso de Keiko Sofía Fujimori a la segunda vuelta.

No para llevarla a ella al gobierno, sino para poder agitar, ya en la segunda vuelta, el espantajo del antifujimorismo y que, tal como en el 2016, termine imponiéndose el “mal menor” de turno.

Para poder imponer al “mal menor” en el gobierno, sin embargo, es indispensable que exista un “mal mayor”. Y Verónika, convertida hoy en una especie de monja, ya no asusta a nadie. No basta para despertar el anticomunismo.

De allí la necesidad del nuevo “mal mayor”. Ese es el papel que los sobrevivientes del naufragio vizcarrista pretenden en su desesperación atribuirle a Lescano para repetir en estas elecciones el mismo truco sucio que en las de 2016.

Hay, no obstante, una encuesta de control, que no es parte de la argolla de las tres hermanas. Publicada esta semana, en esta encuesta no aparece Lescano en el segundo lugar que le dan las otras dos. Al parecer, las encuestas hermanas han sido sondeos telefónicos. La encuestadora “de control”, en cambio, ha encuestado a la mitad de su muestra puerta a puerta.

Es notorio que las dos hermanas hayan producido el mismo resultado. Sin embargo, si en efecto ellas estuviera reflejando no un burdo montaje sino la realidad de un giro en la opinion de izquierda en el Sur del Perú, que a estas alturas prefiere votar por Lescano antes que por Veronika, igual los naúfragos tratarán de usar al nuevo “mal mayor” para sus fines.

Estamos avisados.