Este domingo el pueblo peruano acudirá a las urnas en medio de su peor encrucijada. La posibilidad de que pasen a la segunda vuelta dos candidatos de izquierda. Esta inédita situación ha sido propiciada por la ineptitud de nuestras autoridades en el manejo de la crisis sanitaria y de la economía. En el campo de la salud, el número de muertos por covid-19 ya se acerca los 300 muertos diarios (ver Gráfico 1) que supera el pico observado el año pasado durante la primera ola y el proceso de vacunación es uno de los más lentos del mundo.
En el campo económico la situación es similar. Los niveles de desempleo abierto están tres veces por encima de sus niveles prepandemia y los niveles de informalidad laboral ya superan el 80%. La crítica situación de la mayoría de los peruanos es la que explica el crecimiento de los candidatos de izquierda. La pandemia ha agudizado el problema. El sector formal se ha reactivado a costas de mayor desempleo y mayor informalidad. Las brechas se han ampliado y la desigualdad y el desamparo de gran parte de la población son el caldo de cultivo de las candidaturas de izquierda.
La significativa caída del ingreso promedio del trabajador se explica por el aumento del desempleo y de la informalidad. La caída del ingreso promedio ha sido compensada por los bonos y subsidios que el Gobierno ha venido entregando como consecuencia de la inexistencia de seguro de desempleo en nuestro país. En el momento que el Gobierno deje de entregar el bono los efectos de la caída del ingreso se harán sentir en toda su dimensión. Y pareciera que esto ya está ocurriendo.
El indicador que más rápido mide este efecto es la demanda de electricidad que es divulgada hora a hora por el Comité de Operación del Sistema Eléctrico (COES). En el Gráfico 2 se presenta la evolución del promedio mensual de la demanda de electricidad. Observamos que la demanda de electricidad se venía desacelerando desde el mes de enero, pero en lo que va del mes de abril (datos hasta el 10 de abril) la demanda ha caído respecto al nivel del mes de marzo. De hecho el promedio de abril está por debajo del nivel de abril de 2019. Sin embargo, si lo medimos con respecto a abril de 2020 ha crecido 38.3%. Este es el mismo efecto engañoso que se ha producido con la recaudación de impuestos que ha crecido 48% en marzo. El significativo aumento de la recaudación se debe más al bajo nivel observado en el marzo de 2020 que a una recuperación significativa de la recaudación.
En este contexto de crisis sanitaria y crisis económica, la posibilidad de tener dos candidatos de izquierda se acrecienta y crea un serio dilema para los electores de la derecha que según la teoría del voto perdido se encuentran en la disyuntiva de optar por su candidato u optar por el que lidera las encuestas. En esta encrucijada la derecha podría verse perjudicada por la atomización de su voto y abrirle las puertas al escenario más desfavorable que sería tener dos candidatos de izquierda pasando a la segunda vuelta.
¿Qué estrategia es la más conveniente para el elector de derecha? La más importante es no dejar de asistir al acto electoral el domingo y emitir su voto por una agrupación política para evitar la proliferación de bancadas en el Congreso. Cuanto mayor el ausentismo o mayor el voto en blanco o viciado mayor será el número de bancadas por que facilita pasar la valla electoral a los partidos políticos en disputa.
La segunda en importancia es evaluar las posibilidades de que su voto sea un voto perdido que favorezca el pase a segunda vuelta de las candidaturas de izquierda. En esta evaluación es crucial analizar las tendencias en las preferencias de los candidatos de derecha y analizar la conveniencia de cruzar el voto por la lista presidencial y la lista congresal.
Pero lo más importante en la decisión que tome el elector de derecha este domingo es evaluar las propuestas de cada candidato y su impacto en la economía del país ya que la situación actual exigirá al próximo gobierno de medidas inmediatas para confrontar la grave crisis sanitaria y económica por la que vivimos. En esto los equipos técnicos con los que cuenten los candidatos para implementar las medidas en el corto plazo será fundamental.
Se ha argumentado, sin mucho fundamento, que el antivoto de los candidatos de derecha debería ser un factor para tomar en cuenta en la decisión de por qué candidato votar. Decimos que tiene poco fundamento porque si pasan dos candidatos de izquierda el argumento pierde valor. Y si se da el escenario de un candidato de izquierda y otro de derecha, la decisión será basada entre continuar con el modelo económico consagrado en la Constitución y la opción del socialismo que invariablemente nos conducirá al colapso económico.
Resta saber si el electorado de derecha tomará en cuenta la gravedad de la situación o se dejará llevar por el mensaje populista de los partidos políticos que buscan maximizar el impacto sobre las necesidades inmediatas de la población sin tomar en cuenta las restricciones económicas que la economía de mercado impone y sus consecuencias en el mediano plazo. (El contenido de esta columna se puede consultar en http://www.prediceperu.com/).

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.