La campaña electoral que se avecina será una de las más interesantes desde la óptica de las comunicaciones. Se pondrá a prueba la capacidad de conectividad de los candidatos presidenciales y congresales con la población a través de las redes sociales, ya que no existirán conglomerados de gentes para las manifestaciones tradicionales ni tampoco las acostumbradas caminatas por los barrios distritales.
Sin embargo, es necesario que los peruanos sepamos como la información que proporcionamos en las redes sociales, pueden ser utilizadas para las campañas políticas, como sucedió en el 2016, en los Estados Unidos y la campaña sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).
El escándalo se evidenció cuando se supo que la información de millones de perfiles de Facebook, relacionada a los aspectos comerciales, se entregaron a la compañía llamada Cambridge Analytica para que ésta los adecuara a las campañas políticas.
La manipulación de la información personal permitió que la empresa contratada y que contaba con la información de las preferencias comerciales de las personas, una vez que estudiaron la personalidad de millones de usuarios de las redes sociales, adecuaran los mensajes de los políticos y con ello manipulaban la orientación del voto.
¿Esto podría ser posible en el Perú para esta campaña electoral que se avecina? Yo creo que sí, porque las personas sin que nos demos cuenta dejamos nuestra huella digital cada vez que hacemos un clic o un like en las publicaciones de las redes sociales, y de esa forma vamos trasmitiendo nuestras preferencias, las que podrían usarse para que los expertos en inteligencia artificial mediante algoritmos, vayan elaborando mensajes políticos de los candidatos y con ello orienten y manipulen nuestro sentido del voto.
Por esa razón, hoy en que la campaña electoral será por las redes sociales, es preciso saber diferenciar los mensajes reales de los candidatos y de aquellos generados por robots sobre la base de nuestras preferencias comerciales emitidas por las redes sociales que realizamos.
En necesario llamar la atención de cómo la información que emitimos diariamente por las redes sociales se puede convertir en un elemento distorsionador de nuestras preferencias políticas y ser usada como elemento de manipulación de nuestro voto.
Hasta donde conozco aún en el Perú no tenemos una legislación sobre el uso de la información de las personas en las redes sociales. Creo que el tema de la información que brindamos en las redes sociales no debe pasar inadvertido. Es hora de empezar el debate.