El penal injusto y abusivo dictado por el árbitro chileno Bascuñán contra la selección nacional en el partido con Brasil ha corroborado algo que Perú Nación viene sosteniendo desde hace mucho tiempo, como me lo hizo ver un distinguido dirigente del partido, Manuel Escorza: que así como el VAR depende de la honestidad y objetividad de quienes lo utilizan, la lucha contra la corrupción depende no de las reglas de juego, sino de quienes las deben cumplir.

La abierta parcialidad del juez Bascuñán, pese a la clara evidencia visual del VAR, demuestra cómo en todas partes se cuecen habas, especialmente en actividades tan importantes socialmente y donde se mueve tanto dinero como el fútbol.

Y refleja, en forma inexorable, por qué botar a los corruptos y renovar las personas en cualquier escenario donde campea la corrupción es el paso previo, absolutamente indispensable, para eliminar este flagelo.

Hasta hace algunos meses, el heredero de un nefasto y corrupto Presidente de la Federación Peruana de Fútbol fue nada menos que otro personaje que hoy purga prisión bajo la acusación de muy graves delitos y cuyos antecedentes eran perfectamente conocidos.

Se afirma que “poderoso caballero es don dinero” y, lamentablemente, eso viene ocurriendo cada vez con mayor énfasis en el Perú, como lo acaba de comprobar otro destacado dirigente de Perú Nación, Luis Alfonso Morey, al intentar infructuosamente desalojar, de un terreno invadido, mediante una legítima orden judicial, a un grupo con antecedentes de narcotráfico.

Esta impunidad grosera y visible forma parte de los penales que, en forma periódica, le meten los corruptos al Perú, acostumbrados –como están– a salirse siempre con la suya en el contexto de esa trilogía donde hay tanta inmoralidad compuesta por la Policía Nacional, el Ministerio Público y el Poder Judicial.

Necesitamos un VAR manejado por manos honestas y eficientes, que detecte y elimine a los corruptos de esas instituciones. Para ello, hemos planteado la creación de un organismo de control externo denominado Consejo Nacional de Moral Pública.

Así le meteremos el gol definitivo a la corrupción en nuestra nación.

Presidente de Perú Nación-Presidente del Consejo por la Paz