A lo largo de la historia nacional, la presencia de los militares en el poder ha sido una constante; desde el primer militarismo en los primeros 50 años de la República, pasando por la presencia de los caudillos militares en el poder luego de la Guerra contra Chile, hasta el militarismo que surge en el siglo XX como expresión de la alianza política entre el Ejército en especial y la oligarquía nacional. Los golpes de Estado en 1948, 1962 y 1968 fueron alentados por el antiaprismo y por los grupos de poder incapaces de fundar partidos políticos democráticos. La Dictadura de Velasco Alvarado y de Morales Bermúdez llevaron a una grave crisis financiera al país. La transición hacía la democracia tuvo en la Asamblea Constituyente de 1978 que presidió Haya de la Torre, un hito importante que presagiaba la construcción de sólidas bases para la construcción de una democracia.

El Golpe del 5 de Abril de Alberto Fujimori, representó el quiebre del ordén constitucional y el copamiento de las instituciones. Las Fuerzas Armadas estuvieron sometidas al gobierno de Fujimori y Montesinos hasta que la renuncia de Alberto Fujimori puso fin a una etapa sombria de la vida nacional. El Perú HOY está afrontando una grave crisis sanitaria y económica, que no es consecuencia de desequilibrios macroeconómicos o crisis de Balanza de Pagos como ocurrió en décadas pasadas. Los más de 50 mil fallecidos por causa del Covid-19 no pueden ocultarse; el aumento del desempleo y la pobreza son evidentes, la falta de transparencia por parte del gobierno se expresa en la MENTIRA como arma política. Martín Vizcarra perpetró un Golpe de Estado , el 30 de Setiembre del 2019 y desde el inicio de la Cuarentena se propusó desinformar y engañar al país de una manera burda. Cuenta el señor Vizcarra con el apoyo de los principales medios de comunicación (solventados por el Estado) y de las Fuerzas Armadas. El Gabinete Martos expresa la alianza política entre Martín Vizcarra (sin partido político, ni bancada parlamentaria) y los Comandantes Generales que lo respaldan.

La presencia de 3 militates en el Gabinete, la asignación de 500 millones de soles a las Fuerzas Armadas en un contexto de crisis nacional, son claras señales que el señor Vizcarra está emulando a Alberto Fujimori. Se cierne sobre el Perú una dictadura, que desde el gobierno aliente la candidatura presidencial de Vizcarra en el 2021. Lamentablemente una vez más en las historia nacional, las Fuerzas Armadas se proponen sostener un gobierno con vocación autoritaria. El Perú necesita de democracia e instituciones sólidas; pero sobre todo el Perú requiere de liderazgos políticos que propongan un Plan de Emergencia para salvar vidas, alentar la inversión y recuperar la senda del crecimiento. El Perú necesita poner fin al gobierno del señor Vizcarra. Lima, 21 de agosto de 2020.

José Antonio Torres Iriarte