Que el Estado ni nadie pueden obligarnos a aplicarnos una vacuna, pocos lo saben, pero está claramente establecido como derecho humano en la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos, incorporada al derecho nacional por el artículo 55 de la Constitución.

En flagrante violación de este derecho fundamental, el gobierno de Vizcarra presentó al Congreso un proyecto de ley para obligarnos a todos a ponernos la famosa vacuna anticovid.

Así fuesen las mejores vacunas, el Estado no las puede hacer obligatorias o condicionadas a perder el ejercicio de los derechos civiles o de cualquier otra índole, menos cuando hay tanta información científica que demuestra que no son necesarias para combatir el SARS COV 2 denominado Covid 19, existiendo medicamentos que han demostrado eficacia contra este virus; y que contrariamente las afamadas vacunas están produciendo efectos secundarios graves como mielitis transversa, daño neurológico, pérdida de la capacidad cognitiva, volitiva y de conciencia espiritual.

Estos efectos que se manifiestan a los pocos días, además de dolores de cabeza, narcolepsia y pérdida del deseo de vivir, van de la mano con el efecto de esterilización, transmutación genética de los seres humanos y el acortamiento del proyecto de vida con diversas enfermedades que irán apareciendo en los próximos años produciendo la muerte temprana.

La mayoría de la población desconoce que el gestor de la vacunación universal y obligatoria es Bill Gates, que lo declara públicamente para sustentar un plan de reducción de la población mundial, esto es “Genocidio por inyecciones transgénicas”, engañosamente llamadas “vacunas” pro salud de la humanidad, pero que en verdad son instrumentos de exterminio de seres humanos, y es parte fundamental del plan genocida del Gobierno Mundial que están imponiendo Soros y la élite globalista que integra Gates, para convertir a las naciones en colonias del Nuevo Orden Mundial.

La izquierda en el gobierno, contratada para ser el aparato político que imponga la dictadura internacional, está cumpliendo su penoso rol de traición a la Patria, ejecutando cada paso del siniestro plan; lamentable que no sepan que luego que lo hayan logrado, los eliminarán.

Usando una rebelión de la mentira Soros llevó al poder a sus colaboradores de Sendero Luminoso, grave error que “El Zorro” haya llegado a ministro para cumplir el objetivo globalista de desactivar las Fuerzas Policiales, su renuncia al ser descubierto trataría de frenar la inexorable vacancia moral de Sagasti.