Uno de los acuerdos de la 48 Asamblea de la OEA, ha sido constituir un REGISTRO CIVIL UNIVERSAL, “para que todos los ciudadanos del mundo puedan ejercer plenamente sus derechos humanos y acceder a los servicios esenciales”, esto es la ejecución de Apocalipsis 13, y fue aprobado por Vizcarra pocos días después de haber firmado el Compromiso de Lima y la creación de un Registro Universal Tributario y Bancario.

Esta vulneración de los derechos humanos ha sido legalizada además por medio de disposiciones legales en cada país, ante la ignorancia de los pueblos engañados por los medios controlados por los gobiernos.

De ahí que no entiendan por qué el interés de los Estados de vacunarnos obligatoriamente bajo el cuento de la protección de la salud colectiva, cuando existen sustancias que eliminan el coronavirus, que no existe un aislamiento de este virus, presupuesto esencial para fabricar una vacuna, que éste es altamente mutante en pocas semanas, y que todos los científicos coinciden en que estas vacunas sacadas bajo la manga en cuatro meses pueden producir, y ya lo están haciendo, daño irreparable a la salud y la muerte.

Los fines de reducción de la población mundial se han evidenciado en los protocolos de la muerte de la OMS que ejecutaron gobiernos como el de Perú con los resultados de altísima mortalidad, no tendríamos por qué creer que tras sus medidas genocidas, ahora les haya nacido la pretensión altruista de ayudarnos a salir de las pandemias amenazadas por Bill Gates y sus cómplices, con una vacuna que tiene como oscuro crédito ser autorizada por GAVI, el proyecto de vacunación de la fundación de Gates que va de la mano con su siniestro proyecto ID 2020, esto es el programa de identificación automatizada de la población con el pretexto del virus, la quiebra económica, el desempleo, y los arrestos domiciliarios.

Un chip bajo la piel obligatorio para identificarse como vacunado y que permita el seguimiento electrónico de las personas es el apocalíptico objetivo que obsesiona a Vizcarra, convertido en el títere de la mafia globalista, que cual película de terror, ha sacado ya una Resolución Ministerial que aprueba su plan de vacunación obligatoria de toda la población, sin esperar al pronunciamiento sobre su proyecto de ley en el Congreso.

La guerra por la Vida, la Patria y la Libertad ha empezado.