Hasta el minuto de redactar este artículo la cancha para el debate entre los candidatos Keiko Fujimori y Pedro Castillo estaba marcada. Será, sin duda, de alto voltaje dada las credenciales ideológicas que cada uno de ellos representa y las circunstancias especiales que el país atraviesa.
El reto nació del líder de Perú Libre, Pedro Castillo. Dijo que él no se corría a ningún debate e invitaba a Keiko Fujimori iniciar este encuentro en su lugar de origen, Puña, en las alturas de Chota, Cajamarca. La lideresa de Fuerza Popular aceptó de inmediato la invitación y propuso que sea este domingo a las ocho de la noche. Horas después, Castillo manifestó a través de un video en su cuenta de Twitter, que el encuentro debería ser hoy sábado, a la una de la tarde en la Plaza de Armas de Chota, a lo que la candidata aceptó, nuevamente.
“Espero que el candidato Castillo no siga rehuyendo o poniendo excusas absurdas para correrse. Esto no es Cuba ni Venezuela para que él quiera poner la fecha, la cancha, todos los jugadores y ahora también los árbitros. Que el JNE ponga las reglas. No te corras, Pedro”, escribiría Keiko en su cuenta de Twitter. Keiko Fujimori asiste a una cancha que no será neutral, puesto que se trata del pueblo de origen de su contendor, con una población emocionalmente cercana a su compoblano.
Castillo de Perú Libre considera que la actual Constitución Política del Perú “promueve el carácter individualista, mercantilista, privatista y entreguista”, por lo cual debe redactarse una nueva mediante una Asamblea Constituyente, “la misma que debe concluir en el desmontaje del neoliberalismo y plasmar el nuevo régimen económico del Estado” que no esté regulado por el mercado, sino que debe convertirse en “un Estado que regule al mercado”. Para ello se deberá buscar el cambio del Estado “vigilante, supervisor por un Estado interventor, planificador, innovador, empresario y protector”.
Igualmente anuncia que el Estado peruano “debe proceder a la nacionalización del yacimiento de los sectores mineros, gasíferos, petroleros, hidroenergéticos, comunicaciones, entre otros”. Grosso modo, estas son algunas de sus propuestas comprendidas en su ideario político.
Por su parte Keiko Fujimori señala que “la Constitución de 1993 y las reformas hechas a su amparo fueron el punto de partida de la transformación del país. Es evidente que su modelo ha producido efectos positivos”, aun cuando reconoce que “la acción deficiente del Estado ha producido un desarrollo claramente desigual en los diferentes sectores de la sociedad peruana. Por un lado, han tenido un desarrollo espectacular los sectores como la banca, finanzas, comercio, turismo, la agricultura moderna costeña y la pesca industrial, mientras que por el otro lado, los sectores económicos populares emergentes como la agricultura tradicional, la pesca artesanal, el comercio y la minería informal no han tenido las condiciones propicias para un desarrollo dinámico”
“El modelo de desarrollo forjado en los noventa y empleado en los últimos 25 años requiere pues de muchos ajustes. La evidencia de ello es el mayoritario descontento que hoy muestra la población, a pesar de estar en un país que creció en los últimos 10 años a una de las tasas más altas de la región”, señala la candidata
Es evidente, que la opción planteada por Castillo, resulta inviable en razón a que en los países donde se viene aplicando tales políticas, se ha generado pobreza, escasez de trabajo, atentado contra los derechos humanos y permanencia arbitraria en el poder. Evitemos que ocurran tales consecuencias, yendo a votar por el buen futuro de la Democracia y de nuestros descendientes.

 

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.