Casi al filo de la legislatura, en sesión sabatina, la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso aprobó el dictamen del proyecto de ley que congela la deuda con los bancos de hogares y empresas (capital más intereses) “otorgando un período de gracia de 90 días y una refinanciación por cinco años o más”,

La titular del MEF, María Antonieta “Toni” Alva, señaló que la norma es innecesaria porque se han reprogramado “el 50% de los créditos de consumo y el 60% de los créditos a las mypes” (22/06/20), sin embargo, estas, se están realizando a tasas de interés sumamente elevadas.

No se entiende el motivo que asiste a los banqueros para no utilizar hasta ahora, la línea del BCR creada hace un mes para reprogramaciones a tasas más bajas y a plazos que puede llegar a 48 meses. ¿O es que no estamos en crisis?

Sin embargo, tanto el proyecto de ley como el MEF soslayan el tema de las altas tasas de interés de las deudas, en comparación con la tasa de 1.8% que acaba de recibir la gran empresa en Reactiva Perú. Parafraseando a la ministra: “no todos los peruanos pagamos lo misma tasa de interés”. Por ejemplo, la tarjeta de crédito del BBVA cobra a sus clientes (en promedio) una tasa anual-TEA de 130% (Boletín de la SBS).

Por otro lado, a mediados de semana nuestra “Rock Star” se floreó ante Bloomberg ¿cuándo no? afirmando que si bien el último año hizo “un buen trabajo en gestión macroeconómica”, ahora se debe “hacer mucho más” en microeconomía (25/06/20). Horas más tarde, el FMI la sacó del ensueño, señalando que la debacle del PBI del Perú en el 2020 será de -14%. La mayor caída del orbe.

Preocupa que las señales que se observan en el mes de junio, sean muy parecidas a las de abril y mayo: la recaudación del IGV viene cayendo en más de 40% (Sunat) y no se está construyendo ni una “veredita alegre”, a las que cantaba Chabuca, ya que la inversión pública sigue parada (-70%).

Como corolario, camina en el Congreso una interpelación a la ministra Alva para que revele las identidades: de los afortunados empresarios que vendieron directamente al Estado durante la pandemia, de los funcionarios que realizaron el “cambiazo” en el reglamento de Reactiva Perú a favor de los grupos económicos y de los negociadores con los ingleses que fijaron el 6.5% de comisión para los S/ 7,000 millones de la Reconstrucción con Cambios.

Finalmente, inquieta el pronóstico de inflación del BCR de 0% el 2020. Se observa viene una caída en los precios de los alimentos esenciales, pollo, papa, limón, cebolla, palta y hasta el olluquito. La inflación negativa o deflación es uno de los síntomas de la depresión (recesión prolongada).

Quizá por ello, ha salido a guapear, desesperado, Julio Velarde, presidente del BCR, señalando que: “no hay forma de reactivar la economía si no sale Reactiva II (S/30,000 millones) que está aprobado hace cuatro semanas. Si no, olvídense de las proyecciones, que el decrecimiento va a ser bastante mayor”.