Quijotes, debemos aceptar que la visión occidental del capitalismo ha devenido en insostenible, por la condición de REM del ser humano, o sea, inherentemente Racional, Egoísta y Maximizador. Así, hasta que no evolucionemos en seres corporativos, igualitarios y autómatas con el que sueña el comunista, avancemos discutiendo lo requerido para una convivencia social digna y justa.

El artículo 58° establece que el Estado orienta el desarrollo con un modelo de economía social del mercado, debiendo esencialmente actuar en los sectores de promoción del empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura. Al respecto ¿no considera usted que las superintendencias y reguladores han garantizado los intereses de los poderosos y no del ciudadano de a pie? Yo considero que sí.

El artículo 60° establece que el Estado, subsidiariamente, sólo puede realizar actividad empresarial, directa o indirecta, por razón de alto interés público. Pero, ¿no es acaso que en la ruralidad las grandes empresas de servicios públicos no ingresan por no ser rentables? Entonces, las grandes empresas deben entender que la vaca viene con carne, pero también con grasa y huesos.

Los artículos 59° y 61° garantizan la libertad de empresa, combatiendo toda práctica que la limite, así como el abuso de posiciones dominantes o monopólicas. Candidato De Soto, los oligopolios actúan en el Perú, como Pedro por su casa, acaparando actividades que redundan en la vida cotidiana de la sociedad, y en la política nacional. Claro que existen normas e instituciones pero, sabemos, juegan en dupla con los poderosos. ¿No es así?

El artículo 62° establece que los términos contractuales no pueden ser modificados por leyes u otras disposiciones de cualquier clase. Pero, si para la suscripción de contratos con el Estado, medió o devienen actos de corrupción, o varían condiciones por variables exógenas, ocultas o no previstas, no es acaso que ¿debería poder variarse de pleno derecho? Este Quijote dice que sí, ¿usted?

Postulo por la reforma de la Constitución, pero la voz del pueblo es la voz de Dios.

Hasta el 28 de julio de 2021, logremos se eliminen el antejuicio con el que se benefician los otorongos y funcionarios públicos corruptos; el populismo exigiendo a los “padrastros de la patria” sustenten técnicamente sus proyectos de ley; que las cesiones de la Junta de Portavoces sean públicos, así evitamos sus cuchipandas; eliminemos la inmunidad parlamentaria; entre otras reformas.

Sr. Hernando de Soto, en este retórico debate, si su postura es la de, subrepticiamente, defender a los poderosos, le ganará este frugal y austero Quijote, como se lo ganaría Juan Pueblo, cualquier ciudadano de a pie. Usted.

Usted pareciera tener buenas posibilidades para ganar la presidencia. Así, con la humildad del caso, le recomiendo pensar y actuar sintonizado con las mayorías, entendiendo, como creo que lo hace, que el desarrollo debe promoverse aparejado con la inclusión de los necesitados.

Entonces, espero su respuesta a mi propuesta de debate. Mientras tanto, seguiré luchando contra los gigantes corruptos molinos de vientos; siempre clamando mi lema de guerra: ¡JUBILACIÓN POLÍTICA YA!