Existen muchos factores que son relevantes a la hora de tomar una decisión, entre ellos la confianza destaca como uno de los más importante, y es que no importa el tipo de actividad que realicemos, siempre la confianza será ese factor adicional que nos impulse a dar ese paso final para concretar una decisión, y el arbitraje no es ajeno a ello.

En efecto, siendo el arbitraje una vía alternativa para la solución de controversias, que nace del acuerdo de las partes (salvo algunas excepciones), la confianza interviene en dos momentos de especial significancia. El primero: al acogerse a este medio de solución apartándose de la jurisdicción del Poder Judicial, confiando en el arbitraje y poniendo en manos de privados (árbitros) la decisión que ponga fin a las pretensiones; y el segundo: al momento de designar a los árbitros que tendrán a cargo esa función, ya sea que estemos ante un árbitro único o un tribunal arbitral, es aquí donde nuevamente interviene la confianza para determinar si las partes están conformes con la designación o si por el contrario cuestionan la misma. Es en este momento cuando la subjetividad de la confianza de una persona podría ser un problema para poder determinar cuándo estamos ante un cuestionamiento real o no.

En este contexto cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿es posible dejar de lado el cuestionamiento que formula una parte para decidir cuándo el árbitro es confiable, o bastaría solo dicho cuestionamiento para nombrar a otro árbitro? Para responder esta interrogante, considero oportuno destacar el rol que desempeñan los órganos encargados de resolver las recusaciones a los árbitros, ya que ello permite mantener un orden en los procesos; sin embargo, también considero que, siendo el origen del arbitraje el acuerdo entre las partes, la confianza de estas es un factor indispensable que no puede ser dejado de lado al momento de analizarse los cuestionamientos, de modo tal que debería prevalecer sobre cualquier otro aspecto, pues son las partes quienes confían en los árbitros la solución de sus controversias.

Fernando Nakaya Vargas Machuca -Abogado Asociado Senior y Jefe del Área Arbitral de TYTL Abogados